Ir al contenido principal

Entradas

El Casamiento

Hace unos meses, una buena clienta de mí madre se casaba y la invitó a su boda.  La ceremonia era por la tarde, y mi mamá fue sola a la iglesia. Por la noche, era la celebración en un famoso salón de fiestas. Mi madre no acostumbra a ir a cenas nocturnas, pero por razones comerciales (la novia es su mejor cliente) se vio forzada a asistir y me rogó que la acompañara porque le daba vergüenza ir sola. Yo al principio me resistí, porque no me gustan estos acontecimientos, y menos cuando no conocía a nadie. Pero tanto insistió mi madre, que al final tuve que ir.  Salimos sobre las nueve de la noche en la destartalada camioneta que usa ella para el reparto. Mi madre iba especialmente arreglada para la ocasión. Llevaba un vestido verde muy ajustado, con un escote un poco pronunciado y grandes aberturas a los costados que permitía lucir sus piernas hermosas, además lucía una gruesa gargantilla de oro que le había regalado mi padre hacia años, zapatos y medias negras y un pequeño bo
Entradas recientes

Las Correrías de Mamá

Mi nombre en Gonzalo y soy un chico como cualquier otro, vivo todavía con mis padres en la ciudad de una provincia que vive netamente del campo, los hechos que les voy a contar pasaron hace unos años, por ese entonces yo contaba con cinco añitos, mi papá se llama Carlos y es camionero, en temporada de cosecha viaja frecuentemente a la Capital, en ese tiempo tenía 43 años, Carmela es el nombre de mamá, tiene 38 años, mide 1.75, tez blanca y cabellera morocha lacia por debajo de los hombros, un rostro muy hermoso con una mirada intrigante y como toda mujer de pueblo con algo de sobrepeso, pero dado su altura, esos quilos de más los tiene distribuido en sus enormes pechos y en la cola, la pancita que tiene es de toda ama de casa, ella no es modelo. Nuestra casa es antigua pero muy confortable, ahí vivieron mis abuelos de jóvenes, tiene dos plantas y un enorme jardín al frente y al fondo, para llegar a la puerta hay que subir un gran escalón, esto es de protección para la época de lluvia

Papá, Mamá y el Mecánico 3

Previa lectura al siguiente relato, recomiendo leer “Papá, Mamá y el Mecánico” 1 y 2. Después de los hechos que les narré en mi anterior entrega, la relación de mi madre con Sandro pasó a ser como de una parejita de novios, pero con el regreso de papá, Sandro se volvió muy celoso, acosaba a mamá constantemente y ella por miedo a que las constantes imprudencias de él pudieran hacerle ver a mi padre que es un cornudo, decidió enfriar su relación extra-matrimonial, si bien se seguían viendo, los encuentros no eran con tanta asiduidad. Para los desmemoriados, les hago acordar que mi papá, se llama Raúl pero lo apodan Lito, tenía 43 años, era Capitán de barcos pesqueros de ultramar, lo cual lo lleva a estar embarcado entre 7 u 8 meses, para luego tener entre 4 y 6 meses de vacaciones. El nombre de mi mamá es Alicia, tenía 32 años en ese tiempo y portaba un cuerpo voluptuoso en su 1,66 mts de altura, delgada, de espalda pequeña, con lolas grandes y bien paradas y una cola