Ir al contenido principal

Las Correrías de Mamá


Mi nombre en Gonzalo y soy un chico como cualquier otro, vivo todavía con mis padres en la ciudad de una provincia que vive netamente del campo, los hechos que les voy a contar pasaron hace unos años, por ese entonces yo contaba con cinco añitos, mi papá se llama Carlos y es camionero, en temporada de cosecha viaja frecuentemente a la Capital, en ese tiempo tenía 43 años, Carmela es el nombre de mamá, tiene 38 años, mide 1.75, tez blanca y cabellera morocha lacia por debajo de los hombros, un rostro muy hermoso con una mirada intrigante y como toda mujer de pueblo con algo de sobrepeso, pero dado su altura, esos quilos de más los tiene distribuido en sus enormes pechos y en la cola, la pancita que tiene es de toda ama de casa, ella no es modelo.

Nuestra casa es antigua pero muy confortable, ahí vivieron mis abuelos de jóvenes, tiene dos plantas y un enorme jardín al frente y al fondo, para llegar a la puerta hay que subir un gran escalón, esto es de protección para la época de lluvia, así no nos inundamos, las grandes ventanas también están elevadas.

El pueblo era muy tranquilo, el personaje era Don Eulogio que vivía en la esquina de nuestra casa, fue panadero muchos años, que digo años, ¡Décadas! Jajaja, ahora con 72 años está jubilado y se la pasa sentado en la puerta de su casa viendo la vida pasar diciéndole piropos de elevado tono a cuanta mujer pase por delante suyo, ni mi madre se salva, siempre le dice cosas como: “Preciosura en lugar de tetas tenés dos sandías”; “Si quedás embarazada con una sola teta terminas con el hambre de África”; “Carmelita, no muevas tanto la jaula al caminar, que se te va a marear la cotorrita”; “Vení pa'ca, bonita, que te doy una puñalada de carne”; “Quisiera ser un pedo tuyo para hacer tronar tu tremendo culo”; “La pampa tiene el ombú, el ñandú la ligereza y mi pingo acá colgado, tiene una flor de cabeza”; “Ojalá fueras pollo al spiedo, pa' meterte el palo por ese hueco y ponerte a sudar”; “Mami en la punta de aquel cerro tengo dos ranchos sin techar... si venís conmigo, techo uno y después techo el otro”; “¿Querés que juguemos al cieguito?... Vos sos un libro en Braile y yo te leo las perforaciones”.

Otras veces si estaba borracho a mamá le decía cosas más zarpadas, como: “Negra, decime quien es tu ginecólogo, así le chupo los dedos”; “¿Preciosa tenés hora? Es que se me paró entre las dos…”; “Menos miedo te meten de todo”; “Que no me entere que ese orto pasa hambre”; “Si te garcho te dejo los flujos a punto nieve”; “Carmela al caminar vas dejando pétalos a tu paso… porque sos flor de puta”; “Me gustaría ser renacuajo, para nadar en tu zanja”. Y hasta se atrevía a decirme cosas referentes a mi madre: “Pendejo si me prestas a tu mami unas horas te compro una torta”; “Gonza decile a tu mamá que querés que yo te haga un hermanito”; “Si a tu mamá le gusta andar a caballo, que me monte este pingo que relincha por ella”; “El techo de tu casa debe estar todo rayado, por los cuernos de tu padre”; “Tu madre tiene una linda parrilla para asar mi chorizo”; “Como te envidio por haber chupado esas ubres… seguro debería tener una rica leche”; “Pregúntale a tu mamá cuando me va a invitar a comerle la empanada que dicen que tiene un repulgue sabroso y le gusta rellenarla con bastante carne…”.

Don Eulogio con todas las mujeres del pueblo se desbocaba, pero cuando veía a mamá se ponía eufórico, varias veces vi que tenía una cámara entre sus manos y le sacaba fotos, vaya a saber uno para qué. Los hombres no le decían nada al viejo porque les hacía mucha gracias sus groserías.

Al frente de casa vivía Zoila, una señora viuda de 82 años que era como mi abuela, cuando mis papás salían ella me cuidaba, además siempre estaba haciéndome postres, galletas y cosas muy ricas para comer. Al lado derecho de mi casa estaban los García un matrimonio muy macanudo de la misma edad de mis padres y tenían cinco hijos con los cuales yo me la pasaba jugando y al lado izquierdo una casa muy similar a la nuestra que vendieron los Reyes Pereyra para irse a la ciudad y la compró un matrimonio de alrededor de 35 años, la mujer se llamaba Andrea y estaba embarazada de su primer hijo, estaba en los 6 meses, al marido le decían Cholo y era un pelado, alto muy fornido, plomero de profesión.

No sé si por timidez o porque no se daba, pero la relación con los nuevos vecinos era casi inexistente, solamente nos saludábamos cuando nos cruzábamos y obviamente por cortesía, recién como a los dos meses y por causa de romperse un caño, mamá tuvo que llamar al Cholo para que venga a arreglar el caño porque papá estaba de viaje con su camión e iba a tardar un par de días en regresar, el tipo solución rápidamente el desperfecto y no quiso cobrarle, mami en retribución al otro día hizo un budín de naranjas con zanahorias y los invitó a casa a la hora del té, a partir de ahí, las mujeres se hicieron muy amigas y no paraban de parlotear donde se encontraban y hasta por teléfono, era frecuente que mami fuera a la casa de ellos y que Andrea tanto solo o con su marido viniera a la nuestra.

Después de aquel acontecimiento, mamá se comenzó a acercar mucho más a los nuevos vecinos; solía hablar más tendidamente con ambos sobre cualquier tema, la confianza llegó a tal punto que incluso les platicó lo de mi papá, con Andrea platicaba sobre su embarazo y como mi madre había vivido los suyos, entre otras cosas. Parecían estar formando una relación de amistad, aunque en ese momento no sabía porqué se me figuraba que mi mamá platicaba un poco más a gusto y relajado con El Cholo que con Andrea. Papá y el Cholo también se hicieron muy amigotes y los fines de semana cuando mi viejo estaba en casa se la pasaban meta comer picada con cerveza y jugar al truco.

No sé si era mi imaginación o qué, pero me parecía que la actitud del Cholo con mami era distinta cuando ellos se encontraban sin que sus respectivas parejas estuvieran presentes, él se las daba de galán, cambiaba su tono de voz y buscaba frecuentemente tocarla a ella con sus ademanes al hablar. Un día que nosotros estábamos solos, sin papá, los vecinos nos invitaron a cenar a su casa, Andrea preparó un pollo con papas para chuparse los dedos, fue una linda velada, pero ellos bebieron demasiado vino y se les fue soltando la lengua, olvidándose de mi presencia, charlaban temas relacionados a la vida matrimonial y a él le chispeaban los ojos mirando a mi mamá. Andrea sin rodeos le preguntó.

-Carmela tu marido con tantos viajes te tiene abandonada, ¿No tiene miedo él que otro ocupe su lugar?

-Nooo… ¿Cómo se te ocurre?, Yo soy una mujer fiel y madre, no una loca.

-¿Y eso que tiene que ver, no sabés que la necesidad tiene cara de hereje? jajajajajaja -acotó el Cholo-

Entonces Andrea comentó:

-Si yo fuera Carlos ni loco te dejo sola con el viejo verde de Eulogio estando cerca jijijijijji… se le salen los ojos de las cuencas por tus lolas…

-Ni aunque me encuentre en el suelo un millón de dólares, me agacho a recogerlo delante suyo… -dijo mamá-

-Si lo hacés el viejo va a ser quien te termine recogiendo jajaja -expresó él-

-Ojo Carmela, mirá que Zoila me dijo que el anciano de joven fue muy putañero, no dejaba vecina sin atender… (en ese momento la mirada de Andrea captó la mía y cambió lo que iba a decir para que yo no lo pudiera captar) a varias clientas le daba su buen trozo de pan francés… y Zoila me dijo que la tenía larga y dura jajajaja...

Yo ingenuamente pregunté: -¿Qué cosa?

Y mami rápidamente respondió: -La baguette… Zoila le dijo a Andrea que era larga y dura hijito….

Yo: -Pero si era dura le vendía pan viejo…

Todos rieron al escucharme.

Andrea: -No me extrañaría Gastoncito porque Eulogio es un pícaro sinvergüenza.

Cholo: -El viejo conocía muy bien su oficio y sigue manteniendo su buena mano… porque cuando ve a Carmela se amasa las bolas jajajaja.

Yo: -¿Qué?, no entiendo.

Cholo: -Las bolas de fraile… es una factura (masa de panadería dulce), algunos las llaman berlinesas…

Yo: -¿Y por qué cuando ve a mi mami las amasa?

Andrea: -Porque a ella le gustan sus bolas jajajaja y él se las quiere regalar…

Cholo: -A mí me parece que más le gusta su palo… su palo de Jacobo juaaaaaaaajajajajja… que es otra factura, campeón.

Andrea para cortar la charla porque se estaba desbarrancando, se levantó a recoger la mesa, mamá hizo lo mismo para ayudarla y ¿casualmente? las manos de él rozaban las de mami al pasarle los platos y los cubiertos, ambos se miraban de una manera que no me agradaba.

Los días siguieron pasando y una tarde decidí acercarme a Eulogio y le pregunté si era verdad que vendía pan duro y cómo sabía que a mamá le gustaba sus bolas, el viejo totalmente desencajado, sin entender demasiado me dijo de dónde saqué eso y yo le conté lo que me dijo el Cholo.

Eulogio: - Ahh… ya entiendo por donde viene la cosa, parece que el pelado también se dio cuenta de lo glotona que es la tetona, esa cara de chupapija no es fácil de disimular…

Yo: -¿Cara de qué?

Eulogio: -De chupapijas…

Yo: -¿Y eso qué es?

Eulogio: -¿No sabés que es una pija? jajajaja. Es una factura muy rica rellena de leche… dulce de leche… que a las mujeres les encanta y tu madre tiene cara que le encanta… se nota a la legua que tu padre le hace pasar hambre…

Yo: -A nosotros no nos falta de comer señor.

Eulogio: -No quise decir eso, me refiero a que tu viejo no le da pija seguido y ella la debe andar extrañando, tu mamá es muy golosa… por eso es rellenita…

Yo: -Pero usted fue panadero, porque no le da… no le cuesta nada, además si es caro seguro que papá a su regreso le pagará y estará más que agradecido que le diera pija a mami…

Eulogio: -Eso estaría bueno juaaaaaaaaaaajajajajajjajajaja… decile a mamita que cuando quiera comer una buena pija yo se la doy, contale que es muy grande y que cuando la pruebe no va a pasar más hambre y va a quedar muy satisfecha… ¿Si no me crees mirá que grande que es mi pija?

Y diciendo eso, con una mano se agarró la entrepierna, marcándose una cosa en forma de barra de tamaño considerable.

Yo: -Se parece a una longaniza…

Eulogio: -Así es, veo que vas aprendiendo jajajaja

Yo: -¿Y por qué la guarda en el pantalón?

Eulogio: -Pues… muchas vecinas saben que tengo una pija grande y la quieren para ellas, pero la mía está reservada solo para la tetona de tu vieja. Vos contale y después decime que te dijo… si vos querés ver feliz a mami, convéncela que me coma la pija.

Luego de jugar cuando regresé a casa para cenar, le conté a mamá lo hablado con el viejo y casi se desmaya, se ruborizó y su cara cambió como cuando me mando alguna travesura grande, algo me decía que estaba al borde de comerme una paliza. Respiró profundo un par de veces, me miró y me dijo que no hable más con ese sujeto, que él tiene malas intenciones.

Yo: -No má, él solo quiere darte la pija que papá no te da, dice que te va a gustar mucho y te va a poner contenta, además me dijo que la tiene cargada de leche, y a vos te encanta el dulce de leche…. ¿O no?

Mamá: -¡¡¡Muchachito andá a bañarte ya mismo y bajá rápido a comer!!!

Su tono de voz no daba oportunidad a preguntar el motivo de su enojo, cenamos en silencio, pero parece que se quedó pensando en el panadero porque me preguntó si lo que me mostró era tan grande o era una exageración mía.

Al día siguiente papá regresó pero a los días volvió a marcharse, antes de que lo hiciera escuchó a Andrea comentarle a mamá que tendría que viajar a la Capital para hacerse estudios antes del parto que en el pueblo no podía, dado que no se contaba con un sanatorio moderno, papá se ofreció gentilmente a llevarla en el camión ya que tenía que ir para allá, como la familia de ella residía ahí, su marido no la acompañó, se quedó a trabajar y cuidar la casa.

Al llegar la despedida, papá le encomendó al Cholo que nos cuide, a lo que él respondió:

-Carlos andá tranquilo que están en buenas manos, de paso para no aburrirme sin mi mujer, voy aprovechar para destaparle los caños a Carmela, y a agrandarle los agujeros… de desagüe, para que no pasé como la vez pasada que me llamaron de urgencia, no te preocupes que no te va a costar nada, lo hago en agradecimiento por lo que haces por Andrea.

Papá: -Pero Cholo, para mí no hace falta que lo hagas, la tubería es nueva.

Cholo: -Pero si no la penetras seguido con un buen rodillo, se tapa, no hay que dejarse estar, vos te la pasas viajando y cuando estas en casa por el cansancio no lo hacés, yo se lo voy a poner en la entrada y se lo voy a mandar hasta el fondo, ya la vas a notar distinta cuando vuelvas, no la vas a reconocer… haceme caso que soy un profesional en esto, sé lo que hago.

Papá: -Tratá que el rodillo no sea muy grande para no romperla.

Cholo: -Es que es grande justo para eso, para retirar las telarañas y agrandarla, si no es grande se tapa, tiene que ser grande y hay que bombear enérgicamente hasta el cansancio para hacer un buen laburo, quien no sabe de esto puede parecerle que se va a romper, o que no le va a entrar, pero con un buen lubricante… para caños y con paciencia, santo remedio.

Papá: -Bueno, confió en vos, decile a Gastoncito que te ayude y de paso aprende para cuando sea más grande y lo tenga que hacer él.

Cholo: -¿Te parece Carlos?, ¿No se asustará? Me parece que es muy chiquito para eso…

Papá: -Pavadas, Gastón es todo un hombrecito…

Cholo: -Tengo miedo que se asuste al ver a su madre chillar… no hay mujer que no sufra cuando le meten un embolo grande en su cañería, empiezan con cuidado acá, cuidado por allá, no tan fuerte, no tan a fondo, mi marido así no lo hace, ¿Pero estás seguro que va a seguir funcionando luego de todo esto?.. vos las conoces como son jajaja.

Papá: -Unas rompebolas jajajajaja, pero de verdad pedile a Gastoncito que te de una mano.

Cholo: -Si vos lo decís…

Finalmente, ellos se fueron por la mañana y esa misma tarde para no perder tiempo él con todas sus herramientas se dispuso a trabajar en las cañerías. Luego de tanto trabajo mami lo invito a cenar, durante la comida ellos reían y hablaban de una manera como nunca lo habían hecho antes, parecía que se conocían de toda la vida y se notaba que entre ellos había mayor afinidad que la que tenían papá con él y mamá con Andrea. Antes de regresar a su casa él me dijo en voz baja para que nadie más escuche:

-Gastoncito la tarea de ablande está resultando, creo que mañana le voy a destapar la cañería a tu mamita, se las voy a dejar como nuevas, espero que no te pongas celos…

-¿Por qué habría de estarlo?

-Por ahí te va a poner mal que haga yo el trabajo que tu papá no sabe hacer… jajaja

Al otro día después del mediodía mientras jugaba en la cuadra con los hijos de los García, el Cholo entraba y salía de casa llevando herramientas, en cierto momento se me acercó Don Eulogio y dijo con cierto enfado:

-Parece que la putita de tu mamá se buscó un macho para encamarse mientras el cornudo está trabajando…

Nuevamente a la noche se quedó a cenar y después de la comida mamá bajó las persianas de las ventanas, cosas que nunca hacía y no creo que haya sido por seguridad porque estaban enrejadas, luego ella me mandó a lavarme los dientes y me ordenó que me fuera a acostar, me dijo que ellos iban a quedarse a ver televisión un rato mientras bebían un cafecito. Me fui a la cama pero refunfuñando, di un montón de vueltas y no pude dormir, al principio escuchaba risas pero un momento cierto tiempo más tarde no se oyó ni el sonido de una mosca. ¿Ya se habrá ido el tipo? Me levanté y salí de mi habitación para ver que estaba pasando, cuando llegué a la sala las luces estaban apagadas y solo la luz del tv alumbraba el lugar, mamá estaba reclinada en el sofá y el cholo estaba sobre ella, me acerqué para ver mejor y en la penumbra me pareció que él estaba besándola, frotándome los ojos pregunté que estaba pasando, ella como un resorte se levantó y abrochándose la blusa me dijo:

-Me quedé dormida y él me estaba despertando… pero… ¿Qué estás haciendo levantado?

-Iba por agua, tengo sed.

-Quédate acá, ahora voy por ella.

Al tiempo que hablábamos él se guardó no sé que cosa dentro del pantalón, me llamó la atención su bulto, mamá regresó y su ruge estaba corrido, me alcanzó el vaso, mi mirada estaba clavada en la bragueta de él y por curioso pregunté:

-¿Má el Cholo también quiera darte pija?

El vecino casi se infarta al escucharme, ella muy por arriba y sin entrar en tantos detalles le contó de lo acontecido con el viejo y le aclaró que me refería a una factura, es decir a una elaboración de panadería. Entonces con una sonrisa él vociferó:

-Cuando despertó tu mami vio mi pija grande y se sorprendió… Preguntale si la quiere probar, le vendría bien una de este tamaño, en todo caso si quiere se la llevo a la cama para que pueda disfrutarla mejor.

Yo: -¿Má querés comerle la pija a el Cholo?

Mamá: -Ehh… no sé que decirte… mmm… la verdad que si…

Yo: -¿Qué esperás para hacerlo?

Mamá: -Es que no quiero que me veas y mucho menos que le cuentes a tu papá…

Yo: -¿Qué tiene de malo?

Mamá: -Es que le prometí hacer dieta… y sería un mal ejemplo para vos que me veas romper los votos que le hice a tu padre…

Yo: -No tiene nada de malo, quédate tranquila que no le voy a contar nada… ¿La del Cholo también está rellena de dulce de leche?

Cholo: -No, la mía tiene mucha leche… leche condensada espesa y caliente que a tu mamita linda le va a encantar beber y no dejar ni una gota… ¿No es cierto Carmela?

Mamá: -Sii… mmm…

Cholo: -Bueno pichón, volvé a la pieza a dormir así dejás a mamá disfrutar tranquila… vas a ver mañana que radiante se va a levantar, gracias a todo lo que le voy a dar…

Regresé a mi cama y la dejé a mi madre darse ese gusto, no sé por qué tantas vueltas si es tan solo un postre, nadie se muere por eso… Al día siguiente fue como dijo el vecino, ella estaba muy contenta, cantaba y me despertó para desayunar con un enorme beso, enseguida me puso una bandeja en la cama y me sirvió jugo de naranjas con una enorme porción de torta de chocolate, luego de devorar todo fui a jugar con mis amiguitos y cuando volvía a casa al mediodía ella no estaba, cosa rara, la busqué por todos lados y no aparecía, decidí ir a la casa de el Cholo por si estaba con él, toqué el timbre pero nadie atendía, esperé un ratito y volví a tocar, esta vez una voz ronca masculina desde adentro preguntó quién era, respondí que yo, y me pidieron que esperara. Cuando me abrieron la puerta lo vi a él vistiendo tan solo un pantaloncito corto y me preguntó de muy mala gana que quería.

-Busco a mi mamá, fui a casa, ¿Está acá?

-Si está acá pero llegas en mal momento, está ocupada, volvé a tu casa a esperarla.

-¿Y no puedo hacerlo acá?

-No, ella no quiere que la veas comiéndome la pija y no precisamente con la boca jajajajaja

-No entiendo…

-Hace tanto que no probaba una como la que tengo que a la mañana me despertó porque quería repetir, es insaciable tu vieja, te aseguro que me devora la verga…

-¿La verga?

-Así también se la llama a la pija…

En eso apareció mamá, con su melena revuelta y acomodándose el vestido ajustado que llevaba, sin darse cuenta que uno de sus gordos pezones estaba fuera del escote, de inmediato se lo hice saber.

-Ups… Es que de tanta pija que estoy comiendo últimamente, parece que engordé un poco y la ropa me queda chica jajajajaja… vamos a casa que te voy hacer de comer…

-Carmela a la tarde voy a terminar lo que empezamos… hay que disfrutar ahora que podemos porque cuando vengan los cornudos lo vamos a tener que hacer a escondidas…

-Shhh… que está Gastoncito.

Por la tarde y dado que estaba de vacaciones y tenía todo el tiempo del mundo para jugar, fui a buscar a mis amiguitos, como estaba el sol pegando con todo mami salió a alcanzarme una gorra para que no me insole, y al ver a la señora García se quedó charlando con ellas de cosas que no me interesaban, al rato apareció el Cholo y participó de la conversación, el verlos juntos me incomodaba, algo me hacia dudar de sus intenciones.

-Carmela se está haciendo tarde, porque no regresamos a tu casa así puedo destaparte la tubería, aprovechemos que el nene está jugando así no nos molesta…

En la cara de la vecina inmediatamente se le dibujó una media sonrisa cómplice y dijo:

-Vayan tranquilos que yo cuido a Gonza, aprovechen que la vida es corta.

El Cholo tomó de la mano a mami y caminando con rumbo a mi casa, ella le guiño un ojo a la señora García. Yo no entendía lo que pasaba, la vecina nos dejó jugar tranquilos en su jardín y cada tanto se asomaba por la ventana para vernos, como a los cinco minutos apareció Don Eulogio y me preguntó por mi madre y el Cholo, le conté que estaba con el permiso de papá limpiándole la cañería y que también le estaba dando pija, el viejo rápidamente me tomó fuerte de un hombro y me llevó a un costado para que le contara todo con lujos de detalles, luego comenzó con un interrogatorio.

-¿Los viste?

-No porque ella dijo que no quiere que la vea, pero cuando yo no estoy presente él le da la masita a mami para que la coma…

-¿Qué masita? ESTO LE DA A LA PUTA TETONA (dijo bajándose los pantalones mostrándome un terrible pene venoso, más ancho que el bastón que usaba, era algo temible) avivate de una vez, esto es una pija y la muy trola se está enviciando, de joven era muy putita pero cuando quedó embarazada de vos y se casó parecía que dejaba atrás las correrías y se volvía una señorona, pero la gente no cambia y menos las atorrantas, este hijo de puta de Cholo le debe estar mamando esos melones que son mi sueño, el guacho se debe estar empachando de tetas… deben estar cogiendo ahora mismo…

-¿Qué es coger?

-Es cuando alguien mete esta verga dentro de la concha, ese agujerito por donde naciste, así se hacen los bebés…

-Pero yo no quiero tener un hermanito.

-Para que eso ocurra hay que vaciar los huevos dentro… pero para qué te estoy explicando si lo podés ver… esperame acá que le voy a decir a la vecina que me vas acompañar al supermercado.

Fue y vino en un santiamén y me llevó a la rastra hasta casa, quisimos entrar pero la puerta estaba cerrada con llave.

-Parece que la parejita quiere garchar tranquilos, pero no le vamos a dar el gusto, vamos al fondo que te voy a meter por la ventana de la cocina.

Antes de subirme en sus hombros y ayudarme a entrar, me dio una cámara de fotos tan vieja como él creo, me dijo que le saque fotos pero desde lejos para no hacer ruido y que no me olvide de hacerlo o me iba a moler a palos.

-Sabés pendejo que yo fui muy amigo de tus abuelos, la vi crecer y desarrollarse a tu mami, es más… yo la hice mujercita, la primera pija que probó fue la mía, desde aquella vez le quedó el gusto por las grandes jajajaja… si no fuera que una vez me pescó la madre de ella, o sea tu abuela, mientras se la estaba enterrando hasta los ovarios y me amenazó con denunciarme y meterme en cana, hoy en día tal vez yo sería tu papá jajajajaja… muero por ponérsela de nuevo y vos me vas a ayudar…  de paso vas a ver como se aparean los humanos, y no hay mejor maestra que tu vieja, esa puta se las sabe todas… es una amazonas montando, vas a ser un espectador de lujo, si no fuera que esta piernas de mierda no me deja moverme bien, entraba con vos quien te dice, tal vez se armaría una fiestita… y no hay mejores globos para animar una fiesta que los de esa perra en celo, ya lo vas a comprobar…

Con su ayuda ingresé, todo estaba en silencio, recorrí la planta baja pero no di con los infieles, subí las escaleras con precaución, con cada peldaño mis oídos escuchaban un tenue quejido con mayor definición, ya en la planta alta encontré tirado en el suelo el vestido, el corpiño y la tanga de mamá, como así también la ropa de él, mi corazón latía fuerte, de a poco hallé el origen de los ruidos, la fuente provenía de la recamara matrimonial, permanecí un tiempo indefinido parado ahí escuchando gemidos, suspiros, gritos ahogados y el “plaff plaff” característico de dos cuerpos desnudos chocando, con miedo abrí lentamente la puerta, entornándola brevemente, por la escueta rendija observé la cama donde duermen mis padres, pero en esta oportunidad era el Cholo quien ocupaba el lugar de papá, mamá estaba acostada de espalda, con sus magníficas piernas abiertas, completamente desnuda con sus tremendas tetas siendo chupadas por la boca famélica de él, quien también estaba en bolas y metiéndole a ella una verga no tan descomunal como la del viejo, pero de un gran grosor, algunos pibes la primera cogida que ven es en un video porno, pero en mi caso fue una escena en vivo y directo de sexo explícito y protagonizada ni más ni menos que por la mujer que me dio la vida.


Cada tanto el dejaba esas tetazas para entrelazar su lengua con la de ella, que la sacaba bien en punta de una forma lasciva, un fuerte y extraño olor nunca percibido se impregnaba en mis fosas nasales, el vecino comenzó a penetrarla con mayor intensidad, mientras que con una mano le estrujaba como podía un seno y con la otra le acariciaba un muslo, ella le respondía acariciándole la espalda, en ese tomento tomé la primera foto y pronto la segunda. Mamá como nunca la había visto cruzó sus piernas apoyando sus talones sobre el culo de él, los gemidos de mami causaron que mi pitito se erectara y se pusiera muy duro, tanto que me dolía.

Él movía su cadera hacia atrás y delante salvajemente, haciendo que con cada estocada la cabeza de ella golpeara el respaldar de la cama, las manos de mami lo sujetaban por la cintura y acompañaban los movimientos atrayéndolo más contra su cuerpo, mamita desbordaba su voluptuosidad por toda la cama.

-Ahhh, mmm… siii… ayyy… más, si así, hijo de puta que linda pinga que tenés, métemela así de rrrrrrrrico… ¿Te gusta esta puta? ¿Eh?.. mirá como mi concha se la come todita…

-Decile a tu hijo después que su mami comió mucha pija…

-Siiiii…

-Que caliente te pusiste anoche cuando él te pedía que me la comieses…

-Y como buena madre que soy no lo defraudé jijiji

La cama chirriaba como si se fuera a desarmar en cualquier momento, más tarde, abrazados rodaron y cambiaron de posición quedando él abajo y mamá cabalgándolo, haciendo rebotar sus tremendas tetas, cada salto ella lo intercalaba con movimientos circulares de su cadera que hacían estremecer a su pareja, mientras yo seguía sacando fotos de como esa verga gorda entraba y salía sensualmente de las entrañas de mi madre.

-Asiii… así mi amor, bien profundo…

Esas palabras me dolieron más que ver la copula infiel, al escuchar que ella lo llamaba “mi amor” me desgarró el corazón, pensé que ella nos podría abandonar a papá y a mí para irse con el vecino, de pronto mis ojos se llenaron de lagrimas.

-Que lindo me coges papi…

-¿Tu marido te coge mejor que yo?

-Ni en sueños…

El dolor y la humillación que sentía mezclado con la sensualidad de presenciar esa verga invadiendo incansablemente las profundidades de mamá me causó una extraña sensación cautivante, a pesar del sufrimiento más quería ver como los labios vaginales se abrían para envolver a la pija de su amante, apretándola, causándole sensaciones muy placenteras, simultáneamente que arqueaba la espalda, echando el cuello hacia atrás y ofreciendo las tetas a esa boca ávida que no deja sitio sin besar ni chupar. La sangre caliente de ella me transportaba a lugares donde nunca había estado, la sensualidad que emanaba no solamente cautivaba a su macho, sino que también a su pequeño hijo.


En cierto momento mamá se desclavó para prodigar a la verga los similares mimos a los que recibieron sus lolas, con ansias ella se agachó para mamarlo, primero con lamidas juguetonas cubrió de saliva la cabeza rosada y de a poco fue tragando centímetros de carne, cuando tuvo en sus fauces más de la mitad, ya con energía aspiraba como si quisiera extraerle el alma por ahí, cada tanto se la sacaba de la boca para admirar la anchura y volvía a devorarla. Los hilos da baba que caían de la comisura de su boca, volvían brillosas a las suculentas tetas, esto no pasó desapercibido para él, que en un movimiento rápido, rozó su glande contra uno de los carnosos pezones para luego acomodar la pija en el valle, entre las dos montañas, mamá riendo se apretó las tetas y entonces él con movimiento coitales las cogió como un poseído, luego ambos se pararon y se besaron abrazados, como si fueran una pareja de novios en su luna de miel, el tiempo copartícipe del adulterio detuvo su andar.

En un momento él mordió el lóbulo de una oreja de ella y aprovechó para decirle no sé que cosa al oído, pero debía de ser placentero porque de inmediato se le dibujó una sonrisa en la cara de mamá, pasó una de sus manos por la vagina juntando abundante fluido y se lo dio de beber al Cholo, luego ella caminó hasta la cómoda y sujetándose de ella apoyó su torso, separando sus piernas y empinando el culo, al segundo él se acomodó por detrás y con su verga erguida al máximo apuntó  a la concha y se la mandó hasta el fondo, cosa que hizo gemir a mami, por momentos ella elevaba la cabeza y el busto quedaba colgando como campanas anunciando el año nuevo, a mi madre la estaban partiendo al medio con los fuertes pijazos, cuándo los quejidos pasaron a ser gritos él detuvo la penetración para preguntarle si estaba bien, a lo cual ella respondió excitada:

-Seguí papi, hace tiempo que nadie me la enterraba de esta forma…

Ante esto el vecino retomó su acecho con más ahínco, dándole estocadas profundas, al tiempo que cacheteaba una de las nalgas hasta volverla roja, al ver ese monumental culo erguido, a la velocidad de la luz pensé que era a la medida justa de la anaconda del viejo, y por lo que él me dijo esos pomposos glúteos conocerían muy bien el poderío desbastador de semejante verga, el morbo que reinaba en ese cuarto de a poco iba destruyendo mi pureza y despertaba mi morbo.

Los cuerpos empapados en sudor y la respiración agitada evidenciaban el cansancio en ambos, hicieron un alto en la cogida para que ella juntara las almohadas y se acomodara sobre ellas, descansando su busto sobre las mismas, en posición de cuatro, el Cholo le escupió el ano y lentamente la penetró por ahí, dada mi corta edad al principio pensé que se había equivocado de orificio. En el arranque ella se quejaba mucho pero con el continuo bombeo del vecino, empezó a gemir sensualmente cosa que enardeció a él y la sometió con vehemencia.

-¿Así te coges a la embarazada?

-No, para ella esto es pecado, no me deja culearla.

-Que boluda ella se lo pierde, es la mejor manera de sentirse dominada por un macho… ohhh… una verga en el culo despierta la perra que llevamos dentro… ah, ahhh… se siente más grueso por acá…

-No entra más…

-Si va a entrarme hasta el fondooooh… ahh… que dolorcito hermosoo… que puta me haces sentir… ahhhhhh… así mételo ohh… soy tu perra… ahh…

-Dale perra gozá, que aprenda el cornudo como hay que atender a una hembra…

-Mientras a tu esposa le están haciendo los controles del embarazo vos me estas rompiendo el culo ¿Te parece bonito, eh?

-Nada más morboso que culear a una esposa y madre… pensar que tu marido pidió que te cuide, contale a su regreso lo bien que te atendí y todos los orgasmos que te di… que familia rara la tuya, hasta tu hijo me rogó que te diera pija ahh… jajajaja

-Ahh… me estás partiendo el orto hijo de puta… ayy…

-¿Te gusta?

-Me encantaaah… ahhh cómo me das… esta puta necesita un macho…


Desde mi lugar parecía increíble que esa chota tan ancha pudiera entrar en un lugar tan estrecho, mamá girando su torso en dirección a su nuevo hombre, lograba que las bocas se fundieran en un apasionado beso de lengua, así prosiguieron hasta que el Cholo eyaculó hasta la última gota de semen dentro del orto de mi madre, luego el la tomó de los pelos y la obligó a que se la limpie con la boca, cosa que ella nunca atinó a reusarse. Aproveché ese momento para salir por donde entré con la ayuda del viejo que me estaba esperando haciéndose una paja en el jardín del fondo y ni bien mis pies tocaron el pasto del jardín, él me sacó la cámara y me pidió que le cuente todo.

Habrá pasado como una semana hasta que una tarde el viejo me hizo señas a lo lejos para que fuera a su casa, una vez ahí me enseñó las fotografías que yo había tomado, tranquilamente podrían llenar las páginas de cualquier revista pornográfica de la época, eran explosivas, en todas el cuerpo de mi madre estaba siendo ultrajado sexualmente, tanto vaginal como analmente.

-¿Viste que hermosa putita? Sos un fotógrafo de primera pendejo, estás fotos van servir para que luego de tantos años mi verga vuelva a sentir el calorcito de la concha de tu mamita… y como premio vos a presenciarlo.

Don Eulogio tenía todo planeado, esperó que papá volviera a viajar con una carga y enfiló para nuestra casa, pasó hasta el living y le entregó un sobre de papel madera color amarillo a mamá, que al abrirlo se cayó de espaldas, menos mal que atrás suyo había un sillón que sino hasta el piso no paraba, se llevó una mano a su cara y horrorizada exclamó:

-¿Qué mierda es esto?, ¿De dónde las conseguiste?, ¿Vas a pedir dinero?, Hijo de puta vas a arruinar mi matrimonio.

-¿Yo?, Pero si yo no hice nada, en todo caso vos… hubieras pensado eso antes de regalarle tus orificios a ese pelado.

-¿Qué querés lograr?

-Recuperar lo que nunca tuvo que dejar de ser mío… tu cuerpo.

-¿Te volviste loco?

-Siii… de calentura, ya no aguanto las ganas de que nos encamemos…

-Ni loca me acuesto con vos.

-Entonces la copia de esas fotos se las voy a ser llegar a tu marido… vos decidís… o me abrís las piernas o todo el pueblo va a enterarse lo trola que sos y lo cornudo que es Carlos, tu vida será un infierno.

Ella se largó a llorar desconsoladamente repitiendo una y otra vez como un mantra “que boluda que fui, que boluda que fui”.

-Pensalo, tenés tiempo hasta mañana, si a las tres de la tarde no vas a mi casa, al regreso tu marido va a conocerte realmente.

Antes de salir, él me hizo un ademán y ya fuera de casa me dijo:

-Todo listo, la mesa ya está servida, solo falta el lomo de tu vieja para que yo lo devore… vos a eso de las dos y media de la tarde le vas a decir a tu mamá que vas a ir a la casa de los borreguitos de al lado a jugar, pero te venís a la mía así te escondo en un buen lugar y no te perdés de nada. De yapa te regalo una foto donde el Cholo la está ensartando por el orto jajaja, escóndela bien para que no la encuentre nadie… dale buen uso y que tu primer paja sea en honor a esa trola jajajajaja…

-¿Paja? ¿Tengo que alimentar al ganado?

-A las vacas no, a tu ganso jajajaja… no te preocupes, por ahí si me quedan fuerzas mañana te enseño…



Creo que no hace falta aclarar que mi madre fue una Magdalena de tanto llanto, sin dar ningún tipo de explicación tomaba mis manos entre las suyas y me pedía perdón, a la noche mi hizo de cenar pero ella no probó bocado. Al otro día las lágrimas dejaron paso al nerviosismo, cuando ella se estaba vistiendo con unos jeans, una solera blanca estilo mexicana y sandalias hipponas, yo dije que iba a la casa de los García y ella me mencionó:

-Va a ser lo mejor…

-¿Por qué lo decís?

-Porque tu tía llamó y me pidió que fuera a verla, creo que hasta bien entrada la tarde no voy a volver, vos jugá tranquilo con tus amiguitos que cuando regrese paso a buscarte.


Ya en la casa de Don Eulogio, él me indicó que me escondiera dentro de un amplio aparador cuya puerta tenía unas minúsculas perforaciones que me iban a permitir ver todo sin que nadie me viera. Mamá llegó puntual a la cita, no quería hacer enojar a su ya impaciente verdugo… ¿O debo llamarlo vergudo?, al verla el viejo tan solo dijo “hiciste lo correcto”, luego se le abalanzó y la desnudó como si se tratara de una violación y al igual que un bebé hambriento mamó las tetas hasta dejarlas coloradas y con los pezones duros como piedras, una vez que se cansó se puso en bolas enseñando un cuerpo blancuzco cuasi raquítico, lleno de verrugas, pero para sorpresa de ella, de la pelvis de huesuda se extendía una verga gigante y musculosa que no armonizaba con ese físico escuálido, levemente curvada hacía arriba, con una vena dorsal del tamaño de mi meñique, se la apreciaba durísima, además de larga poseía una cabeza en forma de hongo que asustaba, ese tapón de carne duplicaba la circunferencia del cuerpo del pene, de la boca de mamá se escapó:

-Es más grande de lo que recordaba, no puedo creer que se te siga parando…

-No solamente lo vas a creer, también la vas a sentir… y por todos tus agujeros…

El viejo fue acercando su cuerpo al de ella, aplastando los pechos con su vientre, sin dudas podía sentir esos pezones rígidos como piedras, clavándose en su panza, con un movimiento de pelvis hizo asomar parte de su gigantesca verga entre las dos grandes montañas, dejó caer de su boca abundante saliva y juntando las tetas, disfrutó por un rato largo de una cubana de lujo. Desde mi escondite los veía magníficamente de perfil.

Luego él con los dedos de una mano le tapó la nariz, obligándola a abrir su hermosa boca para respirar, aprovechó esto para metérsela hasta la garganta provocándole arcadas, por más que ella con sus brazos quiso alejarlo el viejo no se movió y siguió en su postura, pasado un instante se la sacó chorreando babas, mamá dio varias bocanadas de aire como pez fuera del agua, cuando se recuperó, le apoyó el glande en sus carnosos labios, ella entendió el mensaje y para que no intente atorarla nuevamente, le prodigó numerosos besos por toda la pija, luego empezó a masturbarlo corriéndole la piel del falo lentamente hacia atrás y adelante, de una forma muy sensual, lánguidamente la cabezota se hizo lugar y fue entrando a esas fauces, en la sala solo se escuchaba los ruidos que ella hacia al chuparla, mientras lo hacia se juntaban las miradas de los dos, cada tanto le daba besos en la punta de la verga, pero no besos cargados de pasión, eran tiernos, dulces, apenas apoyaba la suave piel de sus labios sobre la piel del glande de forma delicada, y antes de continuar con la mamada, miraba con amor esa barra de carne que a cualquiera le daría miedo tenerla frente a su rostro, tenía que abrir al máximo la mandíbula para conseguir que esa anaconda entrara. Don Eulogio impaciente, empezó con movimientos coitales, entonces ella aumentó la intensidad de las succiones, el viejo se inclinó levemente hacia delante y con una mano aprisionó un pezón haciéndola gemir por primera vez, el hombre sabía la forma de enardecer la sangre de mamá, me era imposible dejar de verlos, a pesar de los sentimientos encontrados de celos, angustia y morbo, ella con su sensualidad en la felación, me hipnotizaba, de forma traviesa mami con su lengua en punta recorría el frenillo, la corona del glande y hasta las colgantes bolsas escrotales del anciano pijudo.

Don Eulogio mirando en dirección a mi escondite sonriendo, la hizo levantar y junto su boca a la de ella en un beso francés con mucha lengua y lujuria, de pronto la giró de espaldas a mí y con sus manos le separó los cachetes del culo mostrándome el fruncido ano, que de un momento a otro fue abierto por uno de los dedos.

-Este culito está trabajado jajajajja… mejor así no me va costar trabajo culearte… andá al baño y vas a encontrar una botellita de vaselina, lubricate los agujeros que ya quiero cogerte.

Cuando ella ya no estuvo más en la sala, él caminó hasta el aparador y abriendo la puerta me entregó la tanga.

-Gonzalito mirá que mojada está, la muy putita ya vino caliente sabiendo lo que le esperaba, sentí que rico huele la concha de tu mami… ufff… ¿Viste como ella me frotaba la verga? Bueno eso es hacer una paja, cuando nos veas garchar vos hacete una, así gozas como lo vamos hacer nosotros…

Cerró la puertita y rápidamente volvió a su lugar antes que regresara la mujer que me dio la vida. Amasándole las suculentas tetas con rabia y desesperación, la tendió a en el sofá con las piernas abiertas, luego él de un golpe certero la ensartó tirándose arriba, con el envión de su peso al caer la penetró hasta lo más profundo de la cavidad vaginal, ella sintió como las paredes de la concha se abrían al paso de la descomunal cabeza, sin poder contenerse mamá gemía y se quejaba. su paso.

-¡Ahh!.. hijo de puta la tenés como un burro uhhh… me abriste al medio…

-A partir de ahora yo voy a ser tu macho, no el pelado idiota ese… ésta es una pija de verdad… fue hecha para montar yeguas ancudas como vos…

Diciendo esto fue moviéndose dejándome ver como la chota de ese animal quedaba aprisionada en aquella cavidad rosada, caliente, mojada y que se estremecía en cada apasionada embestida, mientras chuponeaba ruidosamente las tetas, cuando la pija salía toda de ella pronto la clavaba con fuerza haciendo que ella abriera más sus piernas y gritara, su respiración estaba muy agitada. Ella se dejó llevar por la marea de placer abrazándolo por el cuello y jalándolo más hacia su cuerpo para besarse entrelazando sus lenguas, mientras la putona de mamá se retorcía en el sofá al sentir nuevamente la poronga de quien la desvirgó. Yo los observaba atónito, era una escena morbosa, aquella se contorsionaba y le decía cosas vulgares y sucias a él, estaba desbordada de deseo.

-Ahh, ahh, así móntame fuerte… mmm… así mi amor, así… no sabés cuanto mi concha extrañaba a tu verga… umm…

En cada embate ella elevaba su cadera, chocando su pelvis contra la de él para que la penetración llegara más hondo, mamá estaba desquiciada de éxtasis gimiendo más y más fuerte.

-Dale trola gozá, quiero que grites para que todos los vecinos te escuchen y que tu hijo sepa lo puta que es su madre… que se deja garchar por cualquiera, que te conozca como en verdad sos, que mientras su padre se está rompiendo el lomo laburando, a vos te rompen la concha…

Estas palabras lograron enfervorizarla y al mismo tiempo despedazar la concepción que tenía de mi familia pura, fiel y normal, y sin poder contenerme di rienda suelta a mi primer acto masturbatorio presenciando como él incrementaba el vigor de las embestidas mientras preguntaba con la intención que yo escuchara.

-Puta, decí quién es tu macho, dale decilo… ¿Cuál de todas las pijas que te comiste te gusta más?.. ¿Quién es tu dueño?

-Vooooos… tu verga es incomparable, es la única que logra llenarme… ahhhhhh… vos viejo hijo de puta sos mi macho y mi dueño, métemela más fuerte la puta que te pario, rómpeme la concha…  quiero que me sigas cogiendo estando o no mi marido…

Mamá se mostraba más entregada y desinhibida ante ese tipo, gritando como una hembra en celo sin importarle que pudieran escucharla y reconocer su voz, con todo el riego que eso conllevara, ya saben, pueblo chico infierno grande. El viejo resoplaba y transpiraba, pero en ningún momento amenguó el ritmo frenético de sus embestidas.

-Viejo hijo de puta, no solo me coges como nadie, también me comés las tetas como un poseído, sos como un bebé glotón… mi bebé pijudo chupale las tetas a mami, dale aliméntate de ellas, mientras a mi concha le das de comer tu enorme barra de carne, de esta forma ninguno de los dos va a pasar hambre… siiiii… así, hacelo así… mmm…

Yo estaba pasmado con lo que estaba observando y escuchando todo lo que se decían, el hermoso rostro de mami estaba desfigurado por la lujuria, el hombre resoplaba como si le fuera dar un infarto, la antigua máquina sexual trabajaba a su máxima potencia y estaba a punto de fundir bielas, cuando pensé que Don Eulogio estaría próximo de consumar su apareamiento, con un fuerte y sonoro golpe de cadera le propino un violento pijazo, obligándola a permanecer inmóvil, con la verga clavada hasta el útero.

-Desde hoy mi casa va a ser nuestro nidito de amor, ¿Escuchaste? Quiero que cuando te llame vengas vestida muy putita para cogerte, que uses para mí bombachitas diminutas y corpiños de encaje, te quiero maquillada como lo hacen las putas cuando van a trabajar… ¿Entendiste?

-Sii…

En agradecimiento a la respuesta esperada, él volvió a besarla con desenfreno, luego la apartó y le dijo que fuera a la pieza, ella se levantó y de manera sexy se encaminó hasta el lugar ordenado sujetándolo de la verga, yo esperé un momento y salí de mi escondite para no perderme nada, cubriéndome con la puerta y asomando un poco mi cabeza observé que él la acomodó en cuatro patas sobre la cama con el culo apuntando y desafiando la temible pija.

-Para que no se te olvide lo que te dije, voy a culearte… te voy a dejar el ano tan abierto que ya no vas a poder sentir ninguna verga por ahí.

Las huesudas manos abrieron los glúteos, luego juntó bastante flujo y con el lubricó el esfínter anal.

-Por favor hacelo despacio, tu chota es muy cabezona y hace años que no entra por ahí, me va costar acostumbrarme como cuando era pendeja.

De a poco esa bestia fue entrando en su antigua cueva, arrancando alaridos de dolor.

-¡¡¡Ayyy!!!, Despacito amor por favor… agggggggghh… con cuidado…

Sin misericordia el cruel glande se abría paso en las tripas, estremeciéndola de sufrimiento, había una considerable diferencia de tamaños, era como si un elefante quisiera entrar en un Fiat 600, el ano era muy diminuto para albergar semejante embolo de carne, ella no quería perderse nada de lo que acontecía en su retaguardia, giraba su cabeza para ver cuanto faltaba entrar, con sus puños golpeaba la cama y estrujaba las corroídas sábanas, por momentos él se detenía, pero no lo hacia por piedad sino a la espera que el intestino se acostumbrara a la intrusión y se agrandara, para luego retomar con su destrucción. Tuvo que pasar mucho tiempo para que ella la tuviera enterrada por completo, los huevos hacían de tope en las turgentes nalgas, Don Eulogio esperó cinco minutos a que ella se relajara, en la posición que estaban parecían dos perros callejeros copulando.

Aferrado a la cadera de mami, el viejo inició el mete-saca, lento al principio, pero con el correr de los minutos el ritmo se fue acelerando, costó mucho para que ella empezara a disfrutar su empalamiento, los alaridos se mezclaban con los gemidos, por momentos mamá miraba hacia atrás como para convencerse que su culo estaba devorando al descomunal pitón, de la vagina escurrían copiosos jugos que mojaban la cama. Quien hubiera dicho que yo fui el factor fundamental de esa faena, de alguna manera había entregado a mi madre al viejo.

La cara de mamá reflejaba sexo, era otra mujer, gracias a que la pija entraba y salía de forma más fluida, el viejo empezó a darle con furia,  cuando la verga equivocaba el camino y terminaba afuera, se veía con claridad el ano abierto como un túnel, era una gran “O”, mami se apoyaba en sus codos y sus tetas se bamboleaban con las embestidas, cosa que le daba mayor sensualidad a la escena, con esta nueva posición él se acercó al oído de ella y no sé qué cosa le murmuraba, también le mordía el cuello dejándole marcas moradas.

Mi madre ya entregada ella se dejaba hacer como una yegua domada por su semental, su expresión era una mezcla de dolor y placer, se mordía el labio inferior al tiempo que su amante atacaba el ano violentamente, sutilmente ella se movía hacia atrás, llevando las nalga al encuentro de los pijazos, cosa que no pasó desapercibido por mí, ni por el viejo sátiro que con fuertes embestidas hacia chirriar la cama como si fuera a romperse, de pronto ella pasó un brazo por debajo de su cuerpo y comenzó a masturbarse frenéticamente, con sus finos dedos recorría la abertura de su vagina y frotaba el clítoris. Un estruendoso “Ahhhhhhhhhhhhhh” escapó de su boca retumbando en toda la habitación haciéndome estremecer y como si estuviésemos conectados, ella empezó a tener espasmos, de pronto un fuerte chorro brotó de su concha.

-Decile a tu hijo que a partir de ahora me llame papá cuando me vea… o mejor “papito” como vos jajajaja

-Le voy a contar que vos sos mi macho y me coges como la puta que soy ahh ahhh ahhhhh…

Esto derribó el poco control que me quedaba y a pesar del profundo dolor que me causó escucharla, sentí un escalofrío recorrer todo mi ser y un liquido transparente y pegajoso emergió de mi pitito, no era pis, era algo nuevo, me dio miedo pero la vergüenza y el contexto hacia imposible que le fuera a contar a mamá.

Cuando volví a verlos, el viejo le estaba llenando el culo de leche, ella al percibir en sus entrañas el calor del semen comenzó a temblar y se desplomó sobre la cama, Don Eulogio estrujándole las tetas desde atrás, le pegó dos últimos pijazos de forma brutal. Quedaron bastante tiempo sin moverse y cuando él giró su cuerpo para acostarse de espalda, la verga salió del culo y del inmenso orificio un río amarillento escurrió. Mi madre respiraba agitadamente, con cara de extraña satisfacción y los ojos inyectados de vicio, exhausta quedó dormida y fue ahí cuando el viejo se levantó a buscarme, me llevó hasta la puerta de calle y me dijo:

-Espero que hayas disfrutado del espectáculo tanto como yo, ahora volvé a tu casa y fingí no saber nada de lo que pasó, actúa normal, a partir de hoy soy el macho de mamita y voy a cogerla seguido, vas a ver cómo se va a volver más puta aun jajaja… te aseguro que te va a gustar el cambio y todo lo que va a venir…


Autor: Gus Becker ®

Dado que hay muchos vergonzosos dando vuelta, por favor los lectores de siempre escríbanme a relatosgusbecker@gmail.com y déjenme un "gmail", porque los relatos que faltan por subir, se publicarán en RELATOS PRIVADOS y serán solo para mis fieles suscriptores.

Aclaración: Por favor los comentarios déjenlos en el relato, no en el mail o tw. De esta manera si algún escritor vuelve a colaborar, podrá leerlo.



Comentarios

  1. Hola Gus!!!
    Gracias por acordarte de nosotros tus fieles seguidores y nuevamente subir un relato, oajalá continues esta historia me ha encantado, esta cargada de morbo, ya no se pueden leer relatos asi de fuertes, solamente vos y Marcel lo saban hacer tan bien, sé que estan dando a conocer relatos ya escritos y que no llegaron a ser publicados, pero ojalá puedan de reveer eso de cerrar el blog y vuelvan como antes, son los mejores y se los extraña.

    ResponderBorrar
  2. Genia, magnfico, colosal, sublime , es muy bueno, hace tiempo que esperaba algo así, sabes bien las cosas que nos gustan.
    Te felicito.

    ResponderBorrar
  3. Buen regreso ojala que no cierren el.blog y sigan contando estas exelentes historias cargadas de.morbo . un abraso enorme

    ResponderBorrar
  4. Acabo de descubrir tu blog y me encanta.

    ResponderBorrar
  5. Andale m'hijo que pasada este relato, mas hot que chile jalapeño

    ResponderBorrar
  6. Eexcelente relato , muchas gracias Gus por seguir escribiendo. Un abrazo

    ResponderBorrar
  7. Otra obra de arte y van... loco tus relatos son estupendos, en ningun otro lado se pueden leer cosas asi, te felicito y por favor continualo que es una historia muy morbosa.

    ResponderBorrar
  8. Increíble gracias por tomarte el tiempo��

    ResponderBorrar
  9. pajerisimo al repalo, se agradece lo nuevo

    ResponderBorrar
  10. Gracias!, se agradece mucho el relato.

    ResponderBorrar
  11. GRACIAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAS cada nuevo relato es alegria para mi corazon.

    ResponderBorrar
  12. Por favor una 2da parte la histora es super morbosa

    ResponderBorrar
  13. TREMENDO MAESTRAZO, YA PERDIA LA ESPERANZA PERO SABIA QUE VOLVERIAS, AUN NO LO LEO PERO YA LO COMENTO POR LO BUENO QUE A DE ESTAR, Y ESPERO QUE SIGAN PUBLICANDO MAS RELATOS.

    Abrazos

    ResponderBorrar
  14. Gracias amigos por los comentarios vertidos y para estimular a los vergonzosos a participar, he decidido premiar a los lectores que siempre comentan con relatos exclusivos, vean RELATOS PRIVADOS para enterarse de que se trata.
    Abrazo.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias gus excelentes relatos no hay nadie en la red como esta pagina se ve que le ponen enpeño y son muy buenos

      Borrar
  15. eXXXcelente relato super morboso, espero la segunda parte, por favor continua la historia que es para morderse los codos.
    y gracias como siempre por acordarte de nosotros y no dejarnos en banda como algunos otros autores que se hacen los amigos y despues si queres seguir leyendolos tenes que pagar, a esos garcas ni la madre los va a leer.

    ResponderBorrar
  16. Gracias, gracias, gracias, gracias x darnos una segunda chance y por subir este relatos de alto octanege que merece la pena una parte 2. Saludos!

    ResponderBorrar
  17. Que buen relato eres de los mejores si no el mejor en escribir estos tipos de relatos

    ResponderBorrar
  18. Excelente relato, como nos tenes acostumbrados!! Morboso apasionado en otras cosas!! Ojalá no lo cierren al blog!! Te mando un abrazo grande y fuerza

    ResponderBorrar
  19. Muy bueno! Felicitaciones


    ResponderBorrar
  20. BELLEZA NENE! BELLEZA! Como me gustaria saber como fueron sus primeros encuentros en la juventud... y si la madre x celos le corto el chorro

    ResponderBorrar
  21. Excelente relato Gus... La magia está intacta cómo siempre... Abrazo enorme... Emi

    ResponderBorrar
  22. Yo quiero saber si el viejo la va a enfiestar con sus amigo o la va hacer trabajar de puta, que lindo. Este relato me supo a una mezcla de Madre vedette con El antiguo novio de Mamá, y me encanta. Felicitaciones.

    ResponderBorrar
  23. Buenísimo el relato, muchas gracias GUS

    ResponderBorrar
  24. La leche que me saco el relato fue impresionante

    ResponderBorrar
  25. Muy buen relato como siempre, gracias por seguir compartiendo y por la garra. Saludos jcntop

    ResponderBorrar
  26. Muy buen realto gracias por regresar tenes que continuar el relato la fiesta en la casa de mi tio

    ResponderBorrar
  27. Hola de nuevo, como dije acá está mi comentario, pedazo de relato este último de las correrías de mamá!!

    Soy fan tuyo y cada que cambias de blog, los agrego a mis favoritos.

    Espero con ansias otro relato y si es de incesto o madres putonas mucho mejor.

    Saludos de parte de @LyN_Exhibit.

    ResponderBorrar
  28. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  29. Brutal tu vuelta eres el mejor, espero que los lectores comenten el relato y no te vuelvas a marchar. Ayer me di de alta para poder recibir los avisos de tus nuevas publicaciones. Esperando la siguiente

    ResponderBorrar
  30. Como siempre, EXCELENTE! relato cargado de mucho morbo y que buenas noticias de poder leer una vez mas tus relatos, se te extrañaba.

    ResponderBorrar
  31. Gracias por el nuevo relato! Está muy bueno

    ResponderBorrar
  32. Excelente relato, felicitaciones te superas cada vez más.

    ResponderBorrar
  33. Maravilloso, no me espere nada menos. Siempre es un gusto ver que se publique una historia nueva aquí, la creatividad y narrativa es una genialidad en sus historias. Esperando con ansias la continuación de mamá vedette.

    ResponderBorrar
  34. Excelente tenerte de vuelta

    ResponderBorrar
  35. Que caliente relato!! Como en los viejos tiempos! Felicitaciones!! Saludos

    ResponderBorrar
  36. Mostro,yo comenté pero no subió;igual gracias por volver a ecribir,que manera de volver!eres un capo!por favor sigue escribiendo sobre madres que se descaran frente a sus hijos.saludos!

    ResponderBorrar
  37. Muy buen relato, tiene una buena carga de morbo, me agrada que tenga una pequeña parte de no consentido.. Felicitaciones y agradecimiento por volvernos a deleitar con sus publicaciones.

    ResponderBorrar
  38. Excelente, yo era uno de quienes entraba y no comentaba más por vergüenza que por otra cosa, pero si un comentario es el precio para tener excelente contenido, me suscribo y comenzare a comentar.

    ResponderBorrar
  39. Entre para volver a leer tus relatos viejos y me encontré con este relato nuevo. Que lindo volver a leerte y con el morbo de siempre. Espero se vengan mas relatos y felicitaciones y gracias x la vuelta!

    ResponderBorrar
  40. Muchas gracias por el relato muy bueno

    ResponderBorrar
  41. Genial, aunque me hubiera gustado un poco mas de Blowjob, me gusta romperles la boca a las mamis je je, pero bueno, me alegra que hayas vuelto.

    ResponderBorrar
  42. Ya se extrañaba un buen relato. Que bueno que trajiste este para toda tu comunidad.

    ResponderBorrar
  43. Excelente relato. Espero continúe. Creo que el viejo podría compartirla con sus amigos.

    ResponderBorrar
  44. Hola a todos, RELATOS PRIVADOS ya está activo y las continuaciones de las historias se publicarán ahí, la única condición para permanecer es estar activos y comentar entre todos, si alguien permanece "mudo" perderá si condición de lector.
    Espero que esta sea la solución para que vuelvan todos los colaboradores a participar, incluido Marcel.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Excelente relatos gus yo quiero estar en tu grupo privado soy nuevo como hago?

      Borrar
    2. Gus no me salta el correo ya no se como entrar y seguirte en los relatos privados ya te envie mi mail me incribi y nada hay otra manera de seguirte abrasos gasty

      Borrar
    3. Yo igual te mandé uno hace como un mes, pero tal parace no me he podido acceder al blog ¿Me aceptarán?.

      Un saludo.

      Borrar
  45. Habilité a todos con los mails que enviaron y a modo de respuesta además les respondí el correo.
    Fijense en la bandeja de spam.
    Saludos

    ResponderBorrar
  46. 11 lectores ya aceptaron, faltan que acepten 23, revisen la bandeja de correo no deseado

    ResponderBorrar
  47. Hola soy nuevo y me han gustado mucho los relatos.nya mandé invitación un saludo

    ResponderBorrar
  48. Excelente como siempre!!!!!

    ResponderBorrar
  49. Un poco más de malicia hubiera dado un buen toque

    ResponderBorrar
  50. Excelente relato y la mamá uff!!, mandare solicitud, saludos.

    ResponderBorrar
  51. La verdad excelente relato.
    Es increíble como un buen relato ayuda a la fantasía que tenemos.
    Gracias

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La Fiesta De Mi Tío

Desde que mis padres se divorciaron papá desapareció y nunca más lo vimos, solo sabemos que se fue con una vecina a otra provincia y perdimos todo contacto, él se olvidó de nosotros y especialmente de mí, su hijo. Mi nombre es Gastón, tengo 13 años y soy hijo único, mamá se llama Sandra, tiene 38 años, mide 1,53 mts de altura, es bajita pero con buenas formas, no lo digo porque es mi madre y la quiero, sino porque es cierto, es delgada con unas medidas 95-64-105, al tener una espalda chica se destacan mucho sus redondos senos y su prominente cola, no es una modelo, pero si un linda mujer de tez blanca, cabellera morocha que le llega hasta un poco más abajo de sus hombros, lacia, nariz natural tipo griega, boca de labios gruesos, ojos oscuros y grandes. Los hechos que voy a narrar sucedieron hace solo un par de semanas nada más, en el cumpleaños de mi tío, su hermano mayor que cumplía 44 años y lo festejaba en su casa invitando a toda la familia y amigos, como era su cost

El Cambio De Mi Madre

Hola a todos, mi nombre es Sergio, tengo 19 años, y estoy cursando el segundo año de la carrera de medicina en la Universidad de Buenos Aires, estaba alquilando junto con un compañero un departamento cerca de la facultad, pero por razones económicas tuve que irme de ahí y volver a la casa de mis padres. Como soy hijo único siempre fui mimado por ellos, crecí siendo el típico chico sobreprotegido. Mi mamá se llama Sonia, tiene 42 años y sumamente atractiva, un cuerpo escultural, delgado, linda cara, alta, ojos verdes, cabellera larga castaña, nariz recta, cola exuberante y un busto deslumbrante que se lleva todos los aplausos, en su juventud trabajo como promotora de L'oreal. Papá tiene 49 años, su nombre es Patricio, es un tipo normal, de buen porte y con una calvicie incipiente. Hace algunos años mis padres estuvieron separados por más de un año, pero no llegaron a divorciarse, apenas meses antes de que yo volviera y se reconciliaron, y a pesar de esa tormenta en su

Campamento Con Mamá

Hola a todos, mi nombre es Alejandro, tengo 17 años, recientemente terminé el secundario y estoy por entrar a estudiar el profesorado de educación física, vivo en Buenos Aires junto a mis padres, por cierto, soy hijo único, mi papá se llama Marcelo, pero como tiene los ojos algo rasgados y la cara redonda lo apodan “El Chino”, tiene 44 años y es gerente de créditos en una sucursal bancaria, mi amor por los deportes lo tengo gracias a él, ya que de chico solía llevarme a un sinfín de eventos deportivos, sobre todo a la cancha para alentar a Independiente, equipo de fútbol del cual somos fanáticos y todos los sábados salíamos a correr juntos 10 kilómetros, pero lamentablemente desde hace varios años no tiene tiempo para nada de eso y ahora él se dedica a cultivar su panza, pues del cuerpo atlético que tenía ya no queda nada. El nombre de mi mamá es Mónica, es ama de casa, tiene 39 años, es castaña de pelo largo hasta casi la cintura, es muy linda de cara, tiene unos ojazos que