Ir al contenido principal

El Casamiento

Hace unos meses, una buena clienta de mí madre se casaba y la invitó a su boda. La ceremonia era por la tarde, y mi mamá fue sola a la iglesia. Por la noche, era la celebración en un famoso salón de fiestas. Mi madre no acostumbra a ir a cenas nocturnas, pero por razones comerciales (la novia es su mejor cliente) se vio forzada a asistir y me rogó que la acompañara porque le daba vergüenza ir sola. Yo al principio me resistí, porque no me gustan estos acontecimientos, y menos cuando no conocía a nadie. Pero tanto insistió mi madre, que al final tuve que ir. Salimos sobre las nueve de la noche en la destartalada camioneta que usa ella para el reparto. Mi madre iba especialmente arreglada para la ocasión. Llevaba un vestido verde muy ajustado, con un escote un poco pronunciado y grandes aberturas a los costados que permitía lucir sus piernas hermosas, además lucía una gruesa gargantilla de oro que le había regalado mi padre hacia años, zapatos y medias negras y un pequeño bolso de piel, haciendo juego.

El salón estaba en una colina rodeado de árboles, a unos cinco kilómetros de nuestra ciudad. Dejamos la camioneta estacionada en el jardín y en la puerta de entrada, en un pequeño tablón, había unas listas con la distribución de los asientos. Miramos en la lista y a nosotros nos había correspondido la mesa número 16, y entramos buscándola. El salón era enorme, con muchísimas mesas redondas con ocho sillas cada una, con fundas blancas y un lazo rosa (un poco gay) coronándolas. Buscamos nuestra mesa, y cuando dimos con ella, ya estaban sentados el resto de los comensales y solo quedaban dos sillas libres (las nuestras). Por el saludo de mi madre, noté que ella no conocía tampoco a ninguno de los que estaban sentados en la mesa. Estábamos todos un poco apretujados, porque la mesa debería ser para menos comensales, y costaba trabajo agarrar los cubiertos sin chocar con el brazo del comensal de al lado. A mi derecha estaba sentado un señor de mediana edad que iba acompañado por su esposa y sus tres hijos pequeños. A la izquierda de mi madre, estaba sentado un amigo de los novios, que por lo que comentó después, era profesor en una autoescuela.

De primero nos pusieron unos entremeses (lo típico) y de segundo un pescado grande al horno. Como era verano, pusieron jarras con sangría muy fría, que por lo caluroso de la noche, tenían que reponer constantemente los camareros. A mi madre le debió de encandilar, porque se tomaba un vaso tras otro.

Al principio todos hablaban de lo guapa que iba la novia y de lo bonito que había estado el coro. Pero pronto la charla se animó cuando mi madre sacó su tema preferido sobre el programa televisivo "Masterchef", todos participamos en la discusión, salvo el profesor de escuela, pero la que llevaba la voz cantante era mi madre, adicta al límite del reality y conocedora de todos sus vericuetos. En los postres, cuando la discusión estaba en su punto álgido, y yo discutía con la esposa del señor sobre la bondad de uno de los celebritys, noté que mi madre no opinaba, cuando era uno de sus personajes preferidos. Extrañado la miré pidiéndole ayuda, pero ella miraba a la señora fijamente, con una sonrisa hueca, como hipnotizada. Cuando iba a tocarle el brazo para solicitarle su participación, observé, con sorpresa, que algo se movía debajo del mantel y que el fulano que estaba sentado a su izquierda, tenía su mano derecha escondida debajo de la mesa, mi madre parecía ida, me eché un poco para atrás, y sin llamar la atención, miré disimuladamente de nuevo, en busca de la mano, pero no se veía nada, se me ocurrió levantarme con la excusa de tomar un cuchillo con mayor filo que había en una mesa auxiliar detrás de mí y disimuladamente, dejé que se me cayera la servilleta que tenía entre mis piernas, al volver a sentarme, me agaché con el pretexto de recogerla y vi perfectamente como el hombre estaba acariciando con su mano el interior de uno de los muslos de mi madre, con dos dedos deslizándose por debajo del elástico de la tanga, me puse nerviosísimo, no sabía que hacer, me hervía la sangre, porque no soportaba que el tipo estuviera manoseando a mi mamá a poco de un metro de mi lugar, pero por otra parte, también me molestaba (y me sorprendía) que ella no rechazara su atrevimiento.

Empezaron a servir las copas de champán y todos nos levantamos para brindar por los novios, volvimos a sentarnos y yo seguía sin perder punta del asunto. Me quedé fosilizado cuando al sentarse de nuevo, vi a mi madre como volvía a extender, cuidadosamente, el mantel para que le tapara el máximo posible, estaba claro que ella aceptaba el magreo y no solo eso, sino que pedía más, el tipo metió de nuevo su mano bajo el mantel, hasta que al rato mi madre se levantó diciéndome que iba al baño.

El tipo se chupó algunos de sus dedos con deleite y se bebió de un trago lo que le quedaba en la copa y sin comentar nada, se levantó y se fue tras los pasos de mi madre.

Yo los seguí disimuladamente con la mirada y vi como en el trayecto el tipo abordaba a mi madre, la sujetaba del brazo y juntos salían por una de las puertas que daba al jardín, perdiéndose de mi vista. Me levanté como una exhalación y salí al jardín por una puerta más próxima y casi me topo con ellos. Me escondí detrás de una columna, para que no me vieran y cuando se alejaron, salí sigilosamente detrás de ellos, escondido tras los coches estacionados.

Siguieron caminando entre los vehículos, hasta que se pararon al final del jardín, junto a un muro de ladrillos rojo. Yo, agachándome totalmente, me acerqué lo máximo que pude hasta que llegué al coche que estaba aparcado delante de ellos, una camioneta 4x4 Toyota azul obscura, me tiré al suelo y me metí debajo del vehículo todo terreno, desde ahí los veía perfectamente, los tenía a dos metros de distancia. Se besaban apasionadamente, él estaba apoyado en el capó de un coche y tenia a mi madre fuertemente abrazada con sus dos manos apretándole el culo. Mi madre estaba totalmente entregada, como si lo conociera de toda la vida.

Le metió sus manos entre el escote y los tirantes del vestido, hasta que consiguió abrirle el broche del sujetador, entonces los pechos saltaron como un resorte y el corpiño quedó medio caído. El comenzó a estrujarle las tetas y luego a chuparle los pezones. Empecé a escuchar los gemidos de mi madre que permitía con pasividad que las manos de ese sujete le recorriesen la intimidad de su cuerpo.

De pronto, la agarró por los hombros y la empujó hacia abajo. Se abrió la cremallera y sacó, no sin esfuerzo, su pija, larga y rosada, mamá al ver su buen tamaño, en un claro gesto de sorpresa abrió su boca, la sujetó con una mano y comenzó a lamerla y a besarla con desesperación. Pero él, bruscamente la agarró de los pelos y tiró de su cabeza hacia atrás y cuando ella dio un pequeño grito por el tirón, se la metió de un golpe en su boca sin miramiento alguno, comenzando un mete y saca cada vez más rápido. Al poco tiempo la soltó y mi madre, ya sin ayuda, continuó rítmicamente con el movimiento de la mamada, engullendo gran parte de la verga.

Pasados unos quince minutos aproximadamente, la tomó de los brazos levantándola nuevamente, le quitó el vestido, cuando las tetas quedaron al aire las chupó bien chupadas, luego la hizo virar y la apoyó contra el capot de un vehículo, boca abajo y con las nalgas levantadas, intentó bajarle la tanga, pero entonces ella se resistió. Escuché a mi madre decir "no, no", hubo un pequeño forcejeo, ella se oponía a que le baje la bombacha, pero el hombre apoyó una mano en la espalda de mamá impidiendo que levantara su torso del automóvil y con su otra mano le pegó sonoras cachetadas en la cola para ablandarla, luego con esa misma mano le rompió la tanga, le separó los muslos y empezó a restregar su pija de arriba a abajo, surcando la raya del culo hasta la concha. Mi madre al sentir la palpitante cabeza de la verga recorrer su ano le hizo hizo sentir pánico y con mayor bríos intentó escapar, él la empujó sobre el auto y la estaqueó con sus piernas, una vez inmovilizada se escupió la pija y llevando su cintura hacia delante la penetró, cuando llegó hasta el fondo se la quito sin que saliera el glande y la volvió a clavar con fuerza de nuevo, mamá pedía a gritos que la soltara pero él en lugar de sentir temor a que cualquiera acudiera a ayudarla, se excitaba y la cogía bruscamente, haciéndole sentir su hombría en cada envestida. Ella se veía putísima con los zapatos de tacos altos que le levantaban las nalgas, la verga clavada en su concha y las tetas bamboleantes con cada embestida.

No me quedaba claro si era sexo consentido o violación, esa duda me congeló, no quería intervenir ante el temor que fuera de mutuo acuerdo e incomodar a mi madre haciéndola pasar un mal momento. Cuando las manos de ese hombre se posaron en las redondas tetas, sobándolas, mamá aprovechó para erguirse y pegarle con su nuca un fuerte cabezazo que le impactó de lleno en la cara, provocándole que su nariz sangrara copiosamente, ella giró su cuerpo, lo empujó y le pegó una violenta patada en las pelotas, haciendo que se desplomara hasta el suelo, donde nuevamente lo pateó varios minutos.

Con el sujeto fuera de combate, ella fue por su vestido y se lo puso, no llevaba ropa interior, despeinada escapó de prisa de ese lugar con dirección al salón. Yo salí corriendo hacia la otra puerta, para que al volver no se diera cuenta que yo no estaba, pero antes me acerqué al sujeto que yacía en el piso y le pegué un par de patadas en la cara y en la verga. Cuando volví a la mesa, estaba totalmente vacía, los demás se habían marchado, pasaban los minutos y de mi madre ni noticias, estaba preocupado, la impaciencia y la excitación de presenciar como la montaban me erectó la pija, temía que el tipo la hubiera abordado de nuevo, pero pronto mi miedo se disipó, esperé un instante más y ella apareció con el pelo recogido en una cola, el rouge de sus labios estaba algo corrido y la noté bastante nerviosa, al llegar sin siquiera mirarme, tomó su bolso y me dijo que nos íbamos, que ya era muy tarde, se bebió el resto de trago que quedaba en mi copa y nos fuimos a buscar nuestra camioneta, nos subimos y emprendimos el regreso. 

Mi madre, iba seria con la vista clavada en la ruta, rígida como una estatua, preferí no comentar nada y me estiré en mi asiento cerrando los ojos. En mi mente se mezclaban las escenas que había visto momentos antes, me excitaba recordando su cuerpo desnudo, el formidable culo blanco perfecto y las hermosas tetas siendo aplastadas por las manos de ese tipo despreciable. Mi padre había muerto hacia más de cinco años y en ese tiempo no estaba al tanto que mi madre hubiera tenido relación con ningún hombre, era normal, que después de tanto tiempo, el simple roce con un desconocido la hubiera puesto como loca. Ella seguía conduciendo, ajena a mis pensamientos, deseaba de abrazarla y los celos me daban ganas de protegerla de otros hombres. Apoyé mi cabeza sobre sus piernas como hacia cuando era un niño, acurrucándome sobre el asiento para un mejor descanso, ella, no se inmutó y solo se limitó a decir "No te duermas, que luego no voy a poder subirte por las escaleras. No debías de haber bebido tanta sangría.".

Yo no le contesté y ella continuó conduciendo. Cada vez que cambiaba de marcha, al subir y bajar su pierna izquierda para pisar el embrague, sentía, fugazmente, el calor de sus piernas en mi cara.

De pronto, empezó a llegarme un olor fuerte, como a ocre, que rápidamente adiviné de donde provenía. Sin pensarlo, empecé a roncar haciéndome el dormido y me di la vuelta, girando mi cara hacia ella. Con el giro, la falda se subió totalmente. El olor fuerte y penetrante se hizo más intenso y profundo. Presentí, que como no llevaba tanga, tenia su vagina al aire y a unos centímetros de mi cara. Estaba celoso, tremendamente excitado y con enormes ganas de comerme su concha, pero tenía temor de su reacción. En uno de los vaivenes de la vieja camioneta, sentí como mi nariz, rozó con algo peludo y húmedo, ella al sentir mi nariz gemió incontrolablemente, a partir de ese momento aproveché cada una de las curvas, pozos y frenadas para rozar con mi nariz su vagina, el aroma era embriagador y muy intenso. Los pelos de su pubis estaban húmedos, como meados. Mi nariz rozaba levemente su conchita, y a veces sentía, además de su parte peluda, el roce con algo carnoso, suave y mojado. Ella, consciente o inconscientemente, seguía conduciendo como si nada. Tenía que sentirlo, pero quizás no reaccionó porque tenía unas copas de más y pensaba que yo estaba dormido. Pero también debió influir el calentamiento que llevaba encima. El tipo la había puesto a cien. Yo, a cada curva o cambio de velocidad, aprovechaba para incrustar mi cara en la profundidad de su entrepierna, hasta que, de repente, ella abrió un poco sus muslos provocando que mi cara se hundiera contra su pubis, y mis boca chocara contra su concha, sin dudarlo con mi lengua recogí el viscoso néctar que emanaba su vagina y lo saboreé, ella empezó a respirar profundamente y emitir apagados gemidos, una de sus manos se posó en mi cabeza pegándola más contra sus muslos. Yo me quedé quieto sin saber que hacer, pero comprendiendo que lo estaba sucediendo...

La camioneta aminoró su marcha hasta detenerse en la banquina debajo de unos árboles, a un costado de la carretera y en ese lugar mamá con su otra mano entreabrió sus labios vaginales y con suaves movimientos de pelvis frotó su concha contra mi rostro hasta que gimiendo largó un fuerte chorro, literalmente me meo la cara, pero ese líquido no sabía a pis, era más dulzón... luego de un rato largo, ella entrelazó sus dedos en mis cabellos permaneciendo un tiempo indefinido sin moverse, después me acarició dulcemente una mejilla secando sus jugos de mi cara, se acomodó la falda del vestido y ubicó mi cabeza sobre sus piernas nuevamente, pero esta vez mirando hacia arriba. Cuando su respiración agitada se tranquilizó, encendió nuevamente el motor y continuó la marcha rumbo a casa... Yo seguí durmiendo, o al menos fue lo que ella creyó. 

Autor: Gus Becker ®

Comentarios

  1. Muy buen relato gus, ojalá tenga una continuación saludos.

    ResponderBorrar
  2. Muy buen relato, excelente gus, ojalá tenga 2da parte, mis felicitaciones

    ResponderBorrar
  3. Gran relato, espero que continúe el acercamiento de madre-hijo

    ResponderBorrar
  4. Gran relato, y si esperemos que tenga continuación

    ResponderBorrar
  5. Pajerito de Mamá4 de abril de 2021, 07:51

    Maestro acabas de demostrar como con pocas escenas de sexo puedes hacer un relato cargado de sensualidad que te hace explotar los huevos, es muy bueno.

    ResponderBorrar
  6. Cargado de morbo, es excelente, se agradece.

    ResponderBorrar
  7. Yo le voy al Necaxa4 de abril de 2021, 12:41

    padrisimo, ojalá el hijo pueda metersela a la madre y organizarle una orgia

    ResponderBorrar
  8. Buenísimo anoche vi que avia algo nuevo pero llegue anoche medio borracho y no lo pude leer ja ahora lo lei y esta buenisimo un abraso

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gasty las cosas nunca hay que hacerlas a medias, o se emborracha uno o no jajajaja

      Borrar
  9. Muy bueno!!! Esperemos una segunda parte

    ResponderBorrar
  10. Tremendo maestrazi dejas con las ganas que el hijo la putesca tal ves un poco mas o mucho incesto nada comonuna milf emputecidad por su hija.

    Saludos y exitos

    ResponderBorrar
  11. Te felicito Gus y te agradesco el esfuerzo, este relato me ha encantado es muy excitante.

    ResponderBorrar
  12. uhhhh y como sigue YA QUIERO SABEEEEEEEEEEEEEEEEER

    ResponderBorrar
  13. GUGUGUGUSSS! LE FALTO ACCION PERO SIEMPRE ES BIEN VENIDO

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es que es para que no se queden sin nada que leer los que no estan en RP

      Borrar
  14. Exelente relato gus segui asi que 😁

    ResponderBorrar
  15. Es un relato corto porque en este borrón y cuenta nueva, no quería dejar sin lectura este mes a los que no han solicitado entrar en RELATOS PRIVADOS (RP) o los que todavía no aceptaron la invitación.
    En breve en RP publicaré un nuevo relato, muy posiblemente el que queda sin publicar de Ayleen Love, que me mandó antes de irse menospreciada.
    El Casamiento, con algunas variantes, lo escribí hace más de 15 años y nunca lo publiqué en el blog y no va a tener continuación.
    Saludos a todos/as!!!

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. PD: Con EL CASAMIENTO ya llevamos 101 relatos publicados en este blog, que no es poco.
      Pueden buscar más historias en el BUSCADOR o en la columna de la izquierda donde dice "ARCHIVO" o "ETIQUETAS".
      Si a alguien le faltan relatos por leer, es un buen momento para hacerlo.
      Nos vemos luego.

      Borrar
    2. Ninguno de los autores que colaboraban vuelven, quedé solo.
      Pero quedó un relato de Ayleen sin publicar que lo subiré en Relatos Privados

      Borrar
  16. Mucho Morbo, este es un ejemplo de que hay veces que menos es mas...

    ResponderBorrar
  17. Buen relato Gus. Saludos jcntop

    ResponderBorrar
  18. Buen relato amigo gracias por volver

    ResponderBorrar
  19. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  20. Dominación y amor filial, excelente combinación, merece continuación

    ResponderBorrar
  21. Excekebte relato amigo. no soy muy fan del incesto pero el principio uffff.

    ResponderBorrar
  22. ¡Excelente! Como siempre la calidad, morbo, el mejor sin lugar a dudas.

    ResponderBorrar
  23. Muy bueno!!! como siempre. Esperando con ansias el próximo relato.

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Como se puede acceder a Relatos Privados?????

      Borrar
    2. Escribir a relatosgusbecker@gmail.com dejando un "mail" y aclarando el pseudónimo con el que suelen identificarse en los comentarios, si son de los fieles lectores que siempre dejan mensajes, tendrán acceso. Para permanecer, será necesario dar una devolución, buena o mala, a cada relato publicado

      Borrar
  24. Me gusto mucho, para cuando segunda parte

    ResponderBorrar
  25. Muchas Gracias por aceptarme Gustavo . Me gustaria leer la continuación de uno de los relatos mas calientes , la madre con el suegro que a su vez es el propietario de la casa donde vive la madre con el hijo y el hijo termina viendo a la madre con su abuelo y termina incluso siendo complice de la madre y su abuelo . Me encantaria una continuacion de ese relato , a ver si hay avances de la madre con su pequeño hijo voyeurista . Saludos .

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Hola Gustavo como te va ? si de ese relato exactamente es al que yo me refiero . La verdad me gusto muchísimo, me parece uno de los mas calientes que he leído en este blog, está en el podio de los relatos más morbosos sin lugar a dudas a mi criterio, y me encantaría leer su continuación, ya que en la recta final de dicho relato hay un notorio y radical cambio de comportamiento de la madre respecto al hijo , lo que hace generar una expectativa bastante razonable de que pueda cumplir su sueño el pibe con su madre . Reitero , me gustaría muchísimo ver publicada la segunda parte de " Una Herencia Para Mamá " . Saludos .

      Borrar
    2. Ok, lo anoto para un futuro.
      Saludos

      Borrar
  26. Buen relato, algo corto pero bueno.

    ResponderBorrar
  27. Buen relato aunque algo corto como has aceptado. Se agradece mantenernos siempre expectante en esta gran página.

    ResponderBorrar
  28. Muy bueno el relato espero que haya una 2da parte, esta para seguir.

    ResponderBorrar
  29. Un relato muy breve... más sin embargo se agradece el esfuerzo por traerlo 🙏.

    ResponderBorrar
  30. El relato estuvo bien. Mientras leía, pensé que la dirección de la historia sería que otra hombre los vería teniendo sexo y ella de dejaba llevar por la calentura. Igual me gusto.

    ResponderBorrar
  31. Muy buen relato ojala tenga continuacion

    ResponderBorrar
  32. Como siempre, un relato extraordinario lleno de sensualidad, erótica y morbo ¡No se puede pedir más! Simplemente me encanta.

    Un abrazo compañero.

    ResponderBorrar
  33. muy buen relato calidad como siempre, agregarme a los RP

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Escribir a relatosgusbecker@gmail.com dejando un "mail" y aclarando el pseudónimo con el que suelen identificarse en los comentarios, si son de los fieles lectores que siempre dejan mensajes, tendrán acceso. Para permanecer, será necesario dar una devolución, buena o mala, a cada relato publicado

      Borrar
  34. Respuestas
    1. por el relato, un poco corto pero muy morboso, disculpen acerca de la invitacion a los RelatosPriv todavia hay disponibles?

      Borrar
    2. Escribir a relatosgusbecker@gmail.com dejando un "mail" y aclarando el pseudónimo con el que suelen identificarse en los comentarios, si son de los fieles lectores que siempre dejan mensajes, tendrán acceso. Para permanecer, será necesario dar una devolución, buena o mala, a cada relato publicado

      Borrar
  35. Que buen relato, algo corto pero con mucho morbo...aunque hubiera sido excitante que en plena marcha el siguiese con un oral, luego siguiera con los dedos hasta ponerse a mil y se pudieran cojer... ojala tengamos una segunda parte...

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Es un relato corto porque en breve publicaré el último relato de Ayleen en PRIVADOS y no quería dejar sin lectura este mes a los que no son miembros

      Borrar
  36. Muy bueno el relato que me excito ami también, felicitaciones y gracias por compartirlo

    ResponderBorrar
  37. Buen relato, el que tenga escebas en destinos tiempos esta genial.

    ResponderBorrar
  38. Gus me da mucho gusto que regreses a escribir tus relatos recien empeze a ver este blogg y me dio mucha pena que pusieras la publicacion de suspender la publicacion de tus relatos, empeze a leer tus relatos y me gustaron demasiado con dercir que termine de leer todos en 1 o 2 semana luego empeze a entrar cada vez que tenia tiempo para ver si habias realizado alguna publicacion estoy contento que vuelvas a publicar los relatos ya que en opinion propia es la mejor pagina de relatos eroticos que hay o almenos en cuanto a mis gustos. Te deseo mucha suerte y se comprende si deseas retirarte pero de verdad estoy seguro q no soy el unico que se encuentra feliz con tu regreso. Realizan un estupendo trabajo continuen asi.
    Psdta. Me gustaria saber como entrar a relatos privados si

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus palabras.
      Para ingresar a RP hay que comentar los relatos y enviarme un mail diciendo tu usuario, para darte el alta.
      Saludos!

      Borrar
  39. Excelente relato! Como siempre muy bien descrito y con la cantidad exacta de morbo
    Mis felicitaciones

    ResponderBorrar
  40. Buenísimo el relato, va a haber una segunda parte? ...

    ResponderBorrar
  41. Muy buen realato, esperando la 2da parte

    ResponderBorrar
  42. hola, buen relato, como solicito entrar a relatos privados

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La Fiesta De Mi Tío

Desde que mis padres se divorciaron papá desapareció y nunca más lo vimos, solo sabemos que se fue con una vecina a otra provincia y perdimos todo contacto, él se olvidó de nosotros y especialmente de mí, su hijo. Mi nombre es Gastón, tengo 13 años y soy hijo único, mamá se llama Sandra, tiene 38 años, mide 1,53 mts de altura, es bajita pero con buenas formas, no lo digo porque es mi madre y la quiero, sino porque es cierto, es delgada con unas medidas 95-64-105, al tener una espalda chica se destacan mucho sus redondos senos y su prominente cola, no es una modelo, pero si un linda mujer de tez blanca, cabellera morocha que le llega hasta un poco más abajo de sus hombros, lacia, nariz natural tipo griega, boca de labios gruesos, ojos oscuros y grandes. Los hechos que voy a narrar sucedieron hace solo un par de semanas nada más, en el cumpleaños de mi tío, su hermano mayor que cumplía 44 años y lo festejaba en su casa invitando a toda la familia y amigos, como era su cost

El Cambio De Mi Madre

Hola a todos, mi nombre es Sergio, tengo 19 años, y estoy cursando el segundo año de la carrera de medicina en la Universidad de Buenos Aires, estaba alquilando junto con un compañero un departamento cerca de la facultad, pero por razones económicas tuve que irme de ahí y volver a la casa de mis padres. Como soy hijo único siempre fui mimado por ellos, crecí siendo el típico chico sobreprotegido. Mi mamá se llama Sonia, tiene 42 años y sumamente atractiva, un cuerpo escultural, delgado, linda cara, alta, ojos verdes, cabellera larga castaña, nariz recta, cola exuberante y un busto deslumbrante que se lleva todos los aplausos, en su juventud trabajo como promotora de L'oreal. Papá tiene 49 años, su nombre es Patricio, es un tipo normal, de buen porte y con una calvicie incipiente. Hace algunos años mis padres estuvieron separados por más de un año, pero no llegaron a divorciarse, apenas meses antes de que yo volviera y se reconciliaron, y a pesar de esa tormenta en su

Campamento Con Mamá

Hola a todos, mi nombre es Alejandro, tengo 17 años, recientemente terminé el secundario y estoy por entrar a estudiar el profesorado de educación física, vivo en Buenos Aires junto a mis padres, por cierto, soy hijo único, mi papá se llama Marcelo, pero como tiene los ojos algo rasgados y la cara redonda lo apodan “El Chino”, tiene 44 años y es gerente de créditos en una sucursal bancaria, mi amor por los deportes lo tengo gracias a él, ya que de chico solía llevarme a un sinfín de eventos deportivos, sobre todo a la cancha para alentar a Independiente, equipo de fútbol del cual somos fanáticos y todos los sábados salíamos a correr juntos 10 kilómetros, pero lamentablemente desde hace varios años no tiene tiempo para nada de eso y ahora él se dedica a cultivar su panza, pues del cuerpo atlético que tenía ya no queda nada. El nombre de mi mamá es Mónica, es ama de casa, tiene 39 años, es castaña de pelo largo hasta casi la cintura, es muy linda de cara, tiene unos ojazos que