Ir al contenido principal

Una Madre De Alto Vuelo

Hola a todos, quiero hacer catarsis contándoles lo que me tocó vivir de niño, en ese momento pensé que era una pesadilla, ahora de grande me doy cuenta de que fue un bello sueño, pues, así como algunas veces los secuestrados llegan a enamorarse de sus captores, yo llegué a disfrutar de observar como mi madre en ocasiones se comportaba como una puta.

Les cuento como empezó todo, yo estaba terminando séptimo grado a finales de la década de los 80´s, cuando mis padres se divorciaron, no tenía hermanos dado que era hijo único, con mi madre vivíamos en el piso cuarto de un edificio ubicado en una zona acomodada de la ciudad de Montevideo, República Oriental del Uruguay, papá se fue a trabajar a Argentina y Laura, mi mamá trabajaba de azafata en PLUNA (Primeras Líneas Uruguayas de Navegación Aérea S.A.), tenía 34 años y una belleza a flor de piel, alta, delgada, morocha de pelo ondulado hasta la mitad de la espalda, ojos grandes, nariz respingada, hermosas piernas, cintura de avispa, cola paradita y un busto natural de infarto, usa corpiño talla 100, redondos como dos melones de miel, muy apetitosos para cualquier hombre que la ve pasar. Cuando usaba su uniforme de color azul obscuro y camisa blanca, con falda corta, tacones, el pelo recogido con rodete y maquillada como modelo, les aseguro que era una princesa, no lo digo porque es mi mamá, pero de verdad era preciosa.

Rara vez era de usar pantalones cuando estaba en casa, ella siempre se inclinó más por los vestidos ajustados y de faldas cortas, este fue uno de los motivos que provocaron que mis padres se divorciaran, dado que papá siempre fue muy celoso y vivían discutiendo.

Mami cubría la ruta Montevideo-Río de Janeiro y cuando ella trabajaba me dejaba al cuidado de Doña Palmira, una vecina viuda de más de 70 años que vivía dos pisos arriba nuestro y que me trataba como a su nieto más querido.

De vez en cuando venía a casa un piloto amigo de ella, comandante del vuelo al que mami estaba asignada, de nombre Rubén, casado y con dos hijos, de edades similares a la mía, era común que este tipo la pasara a buscar o que la trajera a mamá cada vez que volaban. Con el pasar del tiempo y sobre todo luego del divorcio, él pasaba a tomar mate casi todos los días en el horario que yo estaba en el cole (iba por la tarde), y a mi salida me pasaban a buscar en el auto de él, un Peugeot 505 color gris topo, a pesar de mi insistencia nunca me dejaron sentarme adelante, con el pretexto que los chicos tenían que viajar atrás, a pesar de tener un asiento enorme para mí solo, siempre me sentaba en el medio para observar el camino de frente. En ocasiones presenciaba como él fugazmente le rozaba la rodilla a mamá cuando tenía que cambiar de marcha.

Eso fue lo que desencadenó en mí un fuerte ataque de celos y dejó de caerme bien Rubén, a partir de ahí empecé a no perderles pisada y espiar a mamá. Yo era muy pegote de ella y creía que este hombre me la quería robar.

Una tarde luego de recogerme por el colegio fuimos a nuestro departamento luego de pasar por una panadería y comprar unas masas finas, ya instalados en nuestro hogar mami preparó café para ellos y una chocolatada para mí, nos sentamos en la sala, mientras charlaban yo hacía la tarea. Pasada la hora, Rubén dijo que se iba y mamá respondió que lo acompañaba hasta abajo para abrirle, pidiéndome que me quedara donde estaba hasta que regresara.

Yo ni tonto ni perezoso, esperé un rato y salí a espiar, abrí despacio la puerta y asomé de a poco mi cabeza sin lograr ver a nadie, más por curiosidad que por exceso de valor salí y bajé por el ascensor al palier del edificio, pero sin suerte alguna, cuando estaba por subir a mi departamento me di cuenta a través de los vidrios de la entrada, que estaba el auto de Rubén estacionado justo en la puerta, para saber que pasaba ahí salí un instante y me acerqué al vehículo, pero estaba vacío.

Este hecho produjo que volviera a mi piso y antes de entrar la puerta de casa escuché un leve quejido proveniente de las escaleras oscuras, extrañado, decidí bajarlas despacio para que no me vieran por si estaban ahí y para no matarme de un golpazo ya que no se veía nada. Cuando estaba llegando al recodo oí la voz de mi madre diciendo casi suplicante:

-Despacio papi.

Permanecía agachado con el corazón latiéndome a más no poder y cuando se acostumbraron mis ojos a la penumbra me encontré con la más grande sorpresa de mi vida, mamá apoyada de espalda contra la pared, la blusa abierta y él prendido de una teta con su boca con una de sus manos bajo la falda quitándole la tanga, se imaginarán la mezcla de emociones que me invadieron, quería llorar, correr, gritarles... pero me quedé congelado mirando como ella dejaba que ese despreciable hombre le introdujera los dedos dentro de la vagina, al rato ella le desabrochó la bragueta y extrajo de los pantalones una verga grande, enseguida se arrodilló a comerla como si fuera un churro, por el hueco de la escalera retumbaban los gemidos ahogados, la cabeza de ella se movía yendo y viniendo de la entrepiernas de él, después de varios minutos Rubén sujetándola de los hombros la paró y volvió a apoyarla contra la pared, le subió la pollera e intentó penetrarla con su inhiesta pija, pero ella se resistió empujándolo.

Rubén: -Dejame metertela…

Laura: -Noo, ya pasó mucho tiempo, tengo que volver.

Rubén: -No podés dejarme así… dale la puntita nomás, no seas mala…

Mamá se separó de él cerrándose la blusa y cuando emprendía el regreso, el piloto la agarró fuertemente de atrás y la obligó para no caerse a agarrarse de la baranda.

-¡Ahhhhhhhhh!

Mi madre pegó un fuerte gemido cuando percibió que la verga iba abriendo las paredes húmedas de su concha. Con duras embestidas él la hacia suya, las sacudidas eran tan enérgicas que mami resbaló y casi en 4 patas con las manos apoyadas en los escalones y las tetas bamboleando, recibía en sus entrañas a la pija venosa y ancha de su compañero de trabajo, que bombeaba como si se terminara el mundo en pocos minutos.

Laura: -Ayyy, ahhhh… ahh… asiiiiiiiiiiiiiii…. asiiiiii… ayy hijo de puta que linda pija… ahhhhhhhh… cogeme más, cógeme maaaaaaaaaaaas… ah ahh ahhhhh me gusta… me gusta muchoooooooooohhh…

Rubén: -Antes me costaba metértela y mirá ahora como te la comés… uff… estás toda mojada putita… hasta el fondooooooooooohh… tomaaaaaaaaaaaaaaahhhhhhhhhh…

Cuando me di cuenta de que la escena amorosa estaba por terminar, regresé rápido al departamento, pero con precaución para que ellos no advirtieran mi presencia, como a los quince minutos entró mamá acomodándose la ropa y justificándose que tardó porque se había quedado hablando con el portero.

-Precioso, me baño y después te hago la cena. ¿Terminaste con tus deberes?

 Me dijo entrando al baño con un tono como si no hubiera pasado absolutamente nada, con una normal tranquilidad pasmosa, desde ese día tomé consciencia que mami era la amante de Rubén y en lugar de reprocharle todo lo que vieron mis ojos, decidí callar para ver si podía presenciar otros hechos como ese, que me llenó el corazón de adrenalina haciéndolo latir al galope y viviendo sensaciones nunca sentidas.

Las semanas fueron pasando y Rubén se la pasaba más tiempo en nuestro departamento que en su propia casa, no sé cómo lo justificaría con su esposa, seguramente argumentando que tendría mucho trabajo en la aerolínea, lo que realmente me enojaba era que ya no se escondían en la escalera para estar juntos, muchas veces en mi presencia ce encerraban en la cocina o incluso iban al cuarto de ella con el pretexto que él le arregle el televisor o cosas por el estilo, permaneciendo encerrados por más de media hora y cuando salían dejaban un olor muy fuerte, por supuesto que acomodándose las prendas. Esta relación no pasaba desapercibida para Doña Palmira que en varias oportunidades llamó a la reflexión a mi madre.

-Hija por favor ten mucho cuidado, no es bueno meterse con un hombre casado, hazme caso que te lo digo por experiencia, tu eres muy bonita podrías tener a cualquier tipo tirado a tus pies, además tienes un hijo, piensa en él y consiguele un padre.

Pero mami estaba muy metida con ese sujeto, los consejos de Palmira le entraban por un oído y le salían por el otro. Harto de esta situación ideé un plan para ponerle fin a la relación entre ellos, busqué la filmadora Super8 de papá y la tuve preparada para cuando llegase la ocasión y la misma se presentó antes de lo previsto.

Una tarde me estaba cuidando Doña Palmira, pero como llegaron a visitarla uno de los hijos con su familia, decidí volver a casa, con el permiso de ella, en mi departamento todo estaba muy tranquilo, no se veían ni el piloto ni mami, que me habían mandado a lo de la vecina porque supuestamente iban a pintar un placar y no querían que respirara el vapor de la pintura, de pronto oí un extraño quejido, similar al que escuché de la escalera, me acerqué al cuarto de ella, que estaba con la puerta abierta tal vez debido a mi ausencia, dentro de la habitación mami estaba acostada de espaldas en la cama desnuda con sus piernas abiertas y arriba de ella el piloto también en bolas cogiéndola.

Indignado fui por la filmadora y agazapado detrás de una planta que había en el pasillo los grabé, las piernas de ella rodeaban la cintura de él quien chupaba las tetas con desesperación, mientras mami le acariciaba la cabeza, lamentablemente desde mi lugar no se podía ver la cara de Rubén. Pasados minutos, cambiaron la posición, ella seguía como estaba antes, pero esta vez él se arrodilló y se encontraba con su torso levantado… ¡¡¡BINGO!!! La cámara captaba perfectamente su rostro de satisfacción, acompasando las embestidas con sus sucias manos amasando los grandes senos, con los pezones duros apuntando al techo, ella respiraba agitado y gemía cada vez más. Cada dos penetraciones “normales” él sacaba la pija casi en su totalidad y se la enterraba hasta el fondo de la vagina violentamente, mientras cacheteaba y apretaba las suculentas tetas, que era el centro de su atención.

Haciendo zoom pude darme cuenta que la concha estaba completamente lampiña, ni un pendejo tenía, permitiéndome captar mejor a esa verga gruesa entrando y saliendo. Cuando él se cansó le pidió a ella que lo monte, mami se paró en la cama y agachándose de apoco se fue clavando la pija hasta que los huevos peludos hicieron tope, entonces juguetonamente ella giró sus caderas en círculos un momento para luego cabalgarlo con muchas ganas, de a poco ella fue inclinándose hacia delante, facilitando que él pudiera mamarle las tetas, Rubén subió las rodillas y ella acomodó sus pies sobre los muslos de su amante, precisamente si no fuera que la verga entraba y salía dentro de su cuerpo parecería que estaba montando como una jocketa desnuda a un caballo, aunque viendo la verga el tipo se asemejaba a un burro.

Algo extraño me pasaba, si bien me excitaba ver a mi madre así, también me llenaba de bronca, odio, una furia en mí quería ir a gritarles y sacar a ese hombre a patadas de casa, a su vez me daba calor y ganas de seguir viendo más, sin perderme detalle alguno. La acción en la cama no esperaba a que pudiera resolver mis dudas emocionales, las redondas nalgas de mi madre se abrían al subir y bajar para recibir la verga que parecía que la estaba partiendo al medio. El duro miembro viril brillaba gracias a los abundantes fluidos vaginales, él impregnó un dedo con los flujos y usando esa lubricación fue introduciéndolo en el ano, sin queja alguna de mamá.

Cuando el piloto empezó a quejarse como si le doliera la panza, ella dejó de cabalgarlo y nuevamente giró sus caderas. Luego de un momento, los cuerpos se separaron y la concha goteó hilos de una sustancia blanca, algo grumosa que manchó las sábanas, comprendí que era el momento de irme, rápidamente oculté la filmadora en mi cuarto y salí del departamento, hice tiempo en la escalera y luego de 15 minutos volví a entrar haciendo mucho ruido a propósito, para darles tiempo a recomponerse si no estaban listos, por suerte los encontré en la sala con sus ropas puestas charlando.

La primera etapa de mi plan estaba completa, para la segunda esperé a la noche y cuando mami estaba durmiendo vi la filmación y edité la cinta cortando las partes en que se veía la cara de ella, no quería que nadie la reconociera. Para la tercera etapa, busqué en la agenda de mamá la dirección de Rubén y le mandé lo grabado a su esposa, para ello usé la ayuda de Palmira pidiéndole una tarde que me lleve al correo para mandarle una carta a mi papá, mi plan estaba concluido ahora solo faltaba esperar la explosión. Como a los dos días una llamada telefónica dio alerta de lo sucedido a mi madre, quien al escuchar la voz de el piloto de tan blanca que quedó era casi transparente, un shock de nervios la absorbió.

Por comentarios de mamá al hablar con otras azafatas me enteré que la esposa de Rubén descubrió su relación extramatrimonial, pero aparentemente no sabían quien era la otra mujer, eso le llevó un poco de paz a mami. Los siguientes dos meses fueron muy turbulentos, el tipo dejó de aparecer por casa. Una noche sin previo aviso, mamá lo invitó a cenar y luego a la hora del postre me lo presentó oficialmente como su novio, el tiró me había salido por la culata, en lugar de lograr que saliera de nuestra vida, al quedar su matrimonio destruido el camino quedó allanado para que Rubén legalicé su relación con mi madre.

Al terminar el ciclo escolar, dado mis notas brillantes, mamá decidió premiarme con un viaje de tres días en Río de Janeiro, en donde iba a poder disfrutar de las hermosas playas de aguas más cálidas que las gélidas de mi país, me hizo ruido el lugar elegido como destino, que era precisamente la ruta a donde volaba ella, algo olía mal y me di cuenta de ello cuando Rubén dijo que nos iba a acompañar.

En Brasil nos hospedamos en un hotel excelente, era puro lujo, lo primero que hicimos fue ir a la playa claro, y no me esperaba que la alegría que me producía eso, más tarde me pondría a temblar. ¿Por qué? Bueno, al salir del hotel ella lucía un vestido suelto naranja pero en la playa se lo quitó y quedó con un bikini blanco con detalles en rosa, el corpiño trabajaba doble turno para poder contener sus suculentas tetas sin que lo desbordasen, dejó a más de uno sin aliento, verla así me provocó un fuerte dolor en el pecho, el piloto que la abrazaba de la cintura al notar que el cuerpo de ella atraía la atención, le dio una cachetada en un glúteo.

Una vez que nos acomodamos, el tipo con la mayor calma del mundo le esparció protector solar por cada milímetro de su piel, sin importarle mi presencia también por la piel que no cubría el corpiño, especialmente esas partes y cuando se recostó a tomar sol boca abajo, con la excusa del protector le manoseó las nalgas cuanto quiso. Cuando le metió entre los cachetes del culo una porción de la tela de la tanga, haciendo que le quedara como un hilo dental, con el pretexto que de esta manera se broncearía mejor, todo hombre que caminaba por la arena se nos acercó para apreciarla con todo lujo de detalle.

A unos metros nuestro había tres jóvenes muchachos negros, de ventitantos años que no le quitaron los ojos de encima a mamá, eran altos y musculosos, sus cuerpos parecían de atletas. Rubén al notarlo se les acercó a ellos y se pusieron a hablar a los pocos minutos jugaron a la pelota en la arena, un partidito dos contra dos, cuando terminaron fueron por bebidas y se pusieron a charlar rodeando a mi madre, o sea que ella quedó en el centro e inevitablemente todas las miradas estaban puestas en su voluptuoso cuerpo, mami para salir de esa incomodidad, me tomó de la mano diciéndoles que nosotros íbamos al mar. Los dos estuvimos jugando como hacía mucho tiempo no lo hacíamos, cuando salí del agua para buscar la pelota de hinchable, a mí regreso vi a los tres negros en el mar al lado de ella y al piloto admirando el panorama desde una reposera.

Mami al verme, quiso acercarse a donde yo estaba, pero los negros la rodearon al llegar a la orilla y se le pusieron a hablarle, cada vez a menor distancia, estaba cercada por esos sujetos que al ser tan grandotes la cubrían con sus cuerpos, lejos del incordio la escuché reír, ella les palpaba los bíceps a esos muchachos como admirando la musculatura, ellos entraron rápidamente en confianza y le tocaban los hombros e incluso el más atrevido le apoyó una mano en la cadera justo unos centímetros arriba del elástico de la tanga, la conversación dejó de ser con palabras y se volvió más física con el correr de los minutos.

-¡Maamiiiiiiiiii!

Mi grito le hizo recordar que la estaba esperando y pronto vino a mi encuentro seguida muy de cerca por su sequito de jóvenes lobos hambrientos de sexo, la verdad me sentía intimidado, esos tres negros imponían mucho respeto, tenían cara de facinerosos y como si fuera poco, uno de ellos traía a mi madre abrazada de la cintura mientras se aproximaban, cuando llegaron ella me los presentó, pero hablaban solo en portugués, ella al ser azafata y viajar casi diariamente a ese destino hablaba muy fluido, yo al no entenderles nada me sentí muy incómodo, era como si no existiese para ellos.

Por la noche, Rubén nos informó que un piloto se intoxicó y aprovechando que él estaba en Río, le pidieron las autoridades reemplazarlo, por tal motivo nos dejaba solos. ¡Al fin una buena noticia!

Al otro día, luego de desayunar y camino a la playa, pero esta vez los dos solitos con mami, en el lobby del hotel nos encontramos otra vez con los tres negros, esperaba que ella no les diera bola pero enseguida se saludaron a los besos y nuevamente ni el botones me saludó a mí, ignorado olímpicamente por enésima vez.

Esos dos días transcurrieron muy similares, fuimos a la playa todos juntos y mientras uno de los negros me distraía jugando a la pelota conmigo, los otros se turnaban para pasarle protector solar por todo el cuerpo, hasta llegué a ver como disimuladamente le colaban algunos dedos por debajo de la bikini para tocarle los pezones, la vagina o el esfínter anal, ante la pasividad de ella, era como una novia enamorada por primera vez, no sé cómo explicarlo.

Cuando jugábamos en el agua a un especie de waterpolo, en donde con mi madre éramos un equipo y dos de ellos otro, con el restante haciendo de árbitro, se pasaron de confianza, con la excusa de atrapar el balón llegaron a sobarle partes íntimas de su cuerpo "por equivocación", cuando mamá robó una pelota y me la estaba por pasar, el más corpulento desde atrás de ella le apretó con las dos manos descaradamente las tetas, las amasó con tantas ansias que le dejó una afuera del sujetador,  mami para no incomodarme, supongo, se hizo la desentendida, pero ese musculoso tomó su permisividad como una aprobación y en la siguiente disputa del balón se impulsó con todo su cuerpo sobre ella y ya sin recato alguno, la besó y le metió una mano debajo de la tanga para palparle la concha, no sé si porque sentía frío o por la excitación, pero ella tenía los pezones erectos como fresas, cosa que destacaba mucho debajo de la parte superior del traje de baño, en la siguiente ocasión uno de ellos hizo que perdió la pelota pero en realidad se la arrojó a mamá quien sin pensar la tomó y al segundo se le abalanzaron los dos, ingenuamente me quejé al que hacía de árbitro y el actuando que ponía orden y trataba de separarlos también se arrojó sobre ella, de pronto seis manos le exploraron el cuerpo y le desataron el corpiño, dejándola en un obligado topless, las bocas de esos tipos le dedicaron una especial atención a los enormes pitones carnosos de sus tetas, cuyo tamaño parecían haberles impresionado, porque debajo de las mallas de ellos aparecieron temibles bultos, ella intentando escapar del lugar, caminó rumbo a la orilla pero al abrir las piernas algunas manos descendieron hasta su vagina y le colaron varios dedos, creo que ni su culito se salvó de ese tratamiento porque en un momento se sobresaltó pegando un salto, al día de hoy no sé muy bien como hizo para escapar de esos abusivos.

Yo: -Mami se te perdió el sujetador de la bikini.

Laura: -¿Eh? Ah, sii... siii… es que vino una fuerte ola y me lo arrancó… pero no te preocupes cielo, que en estas playas se estila tomar sol en lolas… es mejor así no te quedan marcas. Al regreso del hotel me pongo el vestido y listo.

Si pensaba que se iba a vestir de inmediato, su respuesta me despabiló, muy pronto los comentarios sobre ella no tardaron en hacerse notar, incluso hasta la señalaban todas las personas que estaban o pasaban por ese lugar.

El intento de violación de los negros y todo el mal momento vivido, la última noche le produjo una descompostura, después de cenar me dejó acostado en mi cama y ella salió a consultar al médico del hotel, porque tenía nauseas y ganas de vomitar, me pidió que me duerma y no salga de mi cuarto. Intenté esperarla despierto para saber si el malestar le había pasado, pero como a la hora se me cerraron los ojos, cuando los volví a abrir ya era de mañana, mamá estaba armando el equipaje para emprender el regreso a Montevideo.

Yo: -Buenos días má… tenés mala cara, ¿Estás mejor?

Laura: -Buen día mi príncipe, ahora estoy mejor pero no pude pegar un ojo, toda la noche me estuvieron atendiendo, quedé extenuada… 

A nuestra llegada a casa, Rubén vino a cenar y en un momento en que mamá fue a la cocina, quedé solo con él, con una sonrisa sarcástica me dio un sobre y me dijo:

-De Brasil te traje un souvenir, abrilo a la noche cuando tu mamá duerma… ahora guárdalo en tu cuarto para que nadie lo vea.

Me intrigó su comentario, pero le hice caso. Más tarde cuando él se fue y con mamá nos acostamos, abrí el presente y me encontré con una cinta de filmación Super8, sin hacer ruido la proyecté y casi muero de un infarto. En las primeras imágenes se veían a los negros reunidos en una habitación y no entendía que estaban hablando, pero se los notaba ansiosos y contentos, hubo un pequeño corte y cuando se reanudó la filmación apareció mi madre usando las mismas prendas que vistió en la última noche cuando fue al médico, ella estaba sentada en la orilla de una cama y a cada lado estaban esos brasileros, uno de ellos era el que grababa, estaban bebiendo cervezas y hablando de manera muy animada, el sujeto que estaba sentado en la cama al lado de mamá de pronto le acariciaba las piernas, al rato otro de los negros se situó atrás de ella y actuando darle un masaje le acariciaba los hombros y de a poco le fue bajando las tiras del vestido hasta dejarla en tetas, ella se sobresaltó, se levantó cubriéndose los senos con la intención de irse, pero la abrazaron impidiéndoselo, con suaves caricias le recorrieron el torso desnudo, a ella la noté incomoda y luchaba para marcharse de la habitación, uno de ellos terminó por quitarle el vestido dejándola solamente con una pequeña tanga y en sandalias, el forcejeo de ella con los tres atletas de ébano era muy desigual, un negro le hacía cosquillas causando que ella riera.

Cuando los muchachos se despojaron de las ropas quedando en bolas con descomunales pijas en estado de erección, a ella se le cortó la risa y su rostro reflejó el miedo y la preocupación. Las manos que cubrían sus tetas a la fuerza fueron llevadas a las vergas de esos hombres, marcándole el ritmo para que los pajeara, mientras ella lo hacía le prodigaron infinidad de besos y chupones en las exuberantes tetas y le pellizcaban los gordos y puntiagudos pezones, de a poco ella se fue soltando, no se dio cuenta cuando uno de los negros le arrancó la tanga dejándola ahora sí, totalmente desnuda.  

El más musculoso de ellos la obligó a arrodillarse y cuando la cara estuvo a la altura de su pija, sin consultarle nada se le metió en la boca. Pronto se acercaron los otros, incluso el que filmaba, con sus vergas duras y paradas, ya no había chance que la dejaran escapar, mamá tuvo que turnarse para poder complacer a esos tres mastodontes con sus mamadas y masturbaciones. 

Habrá transcurrido como 15 minutos cuando uno de ellos la acomodó bruscamente de espaldas sobre la cama, le separó las piernas y se acomodó sobre ella penetrándola con su descomunal falo, los otros esperaban su turno masturbándose, presenciando la escena como si fuera un teatro pornográfico. Mamá gemía fuerte y gritaba, al principio se aferraba con sus puños de la sábana, el resto de los negros desbordados por la excitación se le acercaron a estrujarle las tetas y besarla de lengua, al rato ya tenía a los dos arrodillados en la cama con sus pijas cerca de la boca y no le quedó otra que mamarles los gigantescos pitos, al tiempo que el que la cogía lo hacía con más ímpetu, en cada embestida las paredes de la concha se estiraban para tragar la gorda verga que la penetraba.

-Devagar amor, você vai quebrar minha buceta… ahhh… ahhhhhh…

Sus pechos pronto empezaron a enrojecerse de tanto ser apretados, ella dejó de empuñar las sábanas para masturbar las pijas que pugnaban por meterse en su boca, de a poco comenzaba a disfrutar de la enfiestada, flexionaba y levantaba más sus bellas piernas para facilitar la tarea de quien la cogía. Con el correr de los minutos su concha fue irritándose debito al tamaño de la herramienta invasiva, estaba visiblemente inflamada, muy empapada y expuesta a esos pijudos que iban rotando para metérsela. Siempre a cada lado de su rostro ella tenía una verga para chupar mientras el tercero disfrutaba de su vagina, esto fue así hasta que la dieron vuelta boca abajo, acostándose sobre uno de ellos quien la penetró vaginalmente, sus nalgas estaban ahora indefensas, el amante más musculoso le separó los cachetes del culo y lentamente la fue enculando, mientras ella gemía, gritaba e insultaba con todos sus pulmones. 

Le estaban dando una doble penetración y por desgracia de ella la pija más grande le estaba rompiendo bien el culo, el negro que se quedó sin agujero quería que ella se la mame, pero ante la negativa, la tomó de la cabellera y tironeándole del pelo, de prepo se la metió en la boca. Yo estaba asombrado de como el cuerpo de una mujer podía satisfacer a tres hombres sumamente dotados, pero más pasmado que esa hembra fuese mi madre, en mi cabeza no sabía si horrorizarme o sentir admiración por ella.

Los minutos pasaban y los negros iban rotando de posición, de tal manera que todos pudieron probar el culo de mami, quien ya tenía la mirada perdida y se dejaba hacer cualquier cosa como si fuera una muñeca de trapo, los tipos esos en su vida hubieran imaginado que iban a tener sexo con una mujer tan deslumbrante como ella, estaban disfrutando de haber ganado la lotería sin haber jugado.

Por momentos me parecía que hasta lo estaba disfrutando, porque la verga que estaba falando, la saboreaba de sobremanera, era una pija muy grande y sobre todo cabezona, ligeramente curvada hacia arriba, con sus sensuales labios envolvía todo el glande y lo chupaba como una sopapa, haciendo un sonoro “PLOP” cuando lo liberaba, entonces aprovechaba para recorrer todo el tronco con la punta de su lengua, al tiempo que su orto era masacrado con embestidas salvajes y profundas, se la estaban enterrando hasta el fondo y el negro que estaba debajo de ella y la bombeaba vaginalmente se aferró con su boca a una teta y la chupaba como un pordiosero famélico a una vaca lechera, a pesar de los movimientos de los cuerpos esa boca no se desprendía del seno.

-Me van a quitar las ganar de coger para el resto de mi vida… ahhhhhhhh… ayyyy… uhhhhhh… aghhhhh…

Los hijos de puta miraban a la cámara y reían como hienas disfrutando de su cacería. De pronto me vino a la mente que pensarían mis profesores y los demás padres que asistían una vez por mes a las reuniones organizadas en mi colegio si vieran a mi madre con tres pitos gigantes dentro de su cuerpo y gimiendo a más no poder.

Cada uno se fueron deslechando, el primero fue el de la concha, le siguió el de la boca y como veinte minutos después el hijo de puta que la culeó salvajemente, luego de la faena ella quedó durmiendo boca abajo, inmóvil en la cama con su ano abierto derramando semen y ellos bebiendo cerveza, muy alegres. Creí que ese era el final de esa filmación, pero la vida me tenía una sorpresa, uno de los negros se acercó a mi madre tratando de despertarla, pero ella estaba exhausta, como desmayada, fue entonces que otro de los mulatos abrió una puerta y apareció Rubén, quien al ver la escena rio a carcajadas y mirando a quien filmaba dijo:

-Pendejo esta es mi venganza, vos rompiste mi matrimonio y yo rompí a tu madre jajajajajajaja… ¿Cómo pensaste que no iba a darme cuenta de que fuiste vos? ¿Quién otro podría entrar a tu departamento y filmar? Además por la altura de la cámara me di cuenta que era alguien de baja estatura… espero que aprendas a no meterte en mi camino, si lo vuelve a hacer, en lugar de a ella te van a coger a vos… ¿Y quién sabe?.. tal vez cuando veas esto, en la pancita de mami se esté formando un hermanito negro jajajajajajajaja

Un frío recorrió mi columna y por un instante se detuvo mi corazón, asqueado y atemorizado iba a apagar la proyección con la intención de irme a acostar y que al despertar todo hubiera sido una pesadilla, pero advertí que el piloto se desnudaba y acomodándose en la cama se la enterró hasta el fondo en el culo.

-Nooooo… otra vez noooooooooooo… ayyyy… por favor ya nooo, déjenme no quiero maaas… ahhhhh…

Balbuceó casi inentendible mamá, inerte en la cama.

Rubén: -Joao hiciste un buen trabajo, ni le siento el orto de tan abierto que se lo dejaste jajaja

Los negros aplaudían y comenzaban a excitarse nuevamente, sus vergas se iban levantando y tomando el grosor perdido, al minuto ya estaban listos nuevamente para dar batalla, cuando el piloto eyaculó en el interior del ano, pronto uno de los muchachos quiso tomar su lugar pero Rubén lo detuvo, giró a mamá poniéndola boca arriba, le separó las piernas de par en par y les dijo:

-Llenémosle la concha de leche, hay que darle un hermanito a su hijo para que no se sienta tan solo y aburrido jajaja

Los presentes festejaron la ocurrencia y de a uno la cogían mientras el resto se entretenía mamándole las turgentes tetas, que a esta altura estaban con moretones de tantos chupones que le dieron, algunos negros eyacularon dos veces dentro de la vagina y pero el más musculoso tres, era un verdadero toro reproductor, la concha rebalsaba de semen, enchastrando la cama y el piso, por los gestos que hacían los muchachos querían llevarla al baño y ducharla, pero Rubén se negó, tomó una toalla y con ella fue secando el sobrante de leche escurrida de la vagina y el culo, hasta llegar a sus muslos, olvidándose de los copiosos lechazos de la cara y boca. Luego la vistieron entre todos y terminó la grabación.

Mamá nunca se enteró que su novio había organizado la orgía y yo no tuve valor para contárselo, a los dos meses ella tuvo un retraso en su ciclo menstrual, cuando consultó a su ginecóloga se enteró que estaba embarazada, no sé si fue suerte o la mezcla de leches, pero el bebé nació morocho como Rubén y no negro, aunque si con un pitito grande que hasta a su pediatra asombró, lo bautizaron con el nombre de Joao…

 

Autor: Gus Becker

NOTA: Este fue mi primer relato, escrito a finales de los 90’s y publicado por el ya desaparecido site “AmorFilial”, como era algo corto lo aggiorné un poco; Quise compartirlo con todos ustedes.


Comentarios

  1. Gran historia, gracias por compartirla

    ResponderBorrar
  2. Que buen relato Gus me alegra que ya estés de vuelta saludos

    ResponderBorrar
  3. Estupendo, por momentos me parecía que estaba leyendo un capitulo de Mamá, Papá y el Mecanico, muy, muy bueno.

    ResponderBorrar
  4. Excelente relato muchas gracias

    ResponderBorrar
  5. la dejaron preñada los negros, que lindo eso, te felicito x tu 1er relato Gus, desde el minuto cero la calidad estuvo presente

    ResponderBorrar
  6. Que buen relato gracias por compartir Gus Abrazo

    ResponderBorrar
  7. ¡Wao ya en ese entonces empezaba la gran calidad, excelente!

    ResponderBorrar
  8. Excelente relato, hasta los fotos estan muy buenas, Gus tenés una calidad magnifica para escribir.

    ResponderBorrar
  9. Wow que relato tan excitante y morboso, me calentó mucho, te felicito.

    ResponderBorrar
  10. Super morboso, me encantó.

    ResponderBorrar
  11. Uff y encima primer relato... desde el principio siendo mejor que cualquiera! Son un vicio tus relatos... difícil encontrar esta calidad en otro lugar

    ResponderBorrar
  12. Gracias x el relato, muy bueno
    S2s

    ResponderBorrar
  13. 2 Pajas me hice con el relato que es exxxcelente

    ResponderBorrar
  14. SOS CRAA! ME SORPRENDIO EL GIRO Q LE DISTE! GRACIAS

    ResponderBorrar
  15. Que bueno que estuvo, disfruté mucho la parte de la playa y el final.

    ResponderBorrar
  16. Yo le voy al Necaxa1 de agosto de 2021, 03:19

    Hijole que erótica historia, felicitaciones.

    ResponderBorrar
  17. Gus querido en cada relato pones la vara del morbo mas alta, eres el mejor.

    ResponderBorrar
  18. AVISO PARA TODOS dentro de poco se estará subiendo en RELATOS PRIVADOS una nueva publicación, pero antes el blog eliminará AUTOMÁTICAMENTE a todos los que no han comentado el último relato.

    La responsabilidad es de ustedes, después no me manden mails con excusas, las reglas son claras.

    Dicho esto, los saludos a todos y les cuento que estoy escribiendo nuevas historias.

    ResponderBorrar
  19. Discúlpame gus por no haberlo comentado antes, estuvo de maravillas el relato, mucho morbo del bueno y espeso como siempre. Tu primer relato, como ha pasado el tiempo

    ResponderBorrar
  20. Lo volvi a leer ! jejejej muy bueno

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Cuando leas FAMILIA CAMPESTRE te va a gustar jejeje, estoy poniéndome al día escribiendo relatos y convenciendo a Marcel para que vuelva.
      Abrazo!

      Borrar
    2. Muy bueno como siempre Gus espero puedas convencer a Marcel de volver se extrañan sus relatos . Un saludo

      Borrar
  21. ya lo habia leido pero es exelente

    ResponderBorrar
  22. Nunca lo había leído, bastante bueno.

    ResponderBorrar
  23. Como siempre maestraso un tremendo relato, y ese toque de interracial.

    se me paro desde el comienzo, ja ja ja, por cierto estimado cuando saldría la continuación de los relatos de hijo morboso u otros con la temática de incesto de preferencia que sean de milfs que a mi persona son mas morbosos.

    Saludos y exitos

    ResponderBorrar
  24. Buen relato, en su momento lo leí, espero la inspiración les siga llegando para que sigan brindándonos nuevos relatos tan excitantes o más que este.

    ResponderBorrar
  25. excelente relato, morbo al mango, te sigo de todorelatos

    ResponderBorrar
  26. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderBorrar
  27. Estoy experimentando el NOFAP, llevo casi dos semanas, pero nada mejor que un buen morbito sin lechear ja ja ja ja, es buena historia, cuando se encuentren mis bolas casi a reventar voy a buscar una puta mami para mancharle la cara.

    ResponderBorrar
  28. Habra continuacion de este relato?

    ResponderBorrar
  29. Me encantó el relato, excelente , notable las escenas de la playa con los morenos y ni que hablar la orgía del último día en el hotel con ellos, felicitaciones Gustavo, que inicio como escritor eh, brillante . pd : lo único que no comparto es la nacionalidad de la protagonista , mis compatriotas n son tan bandidas che ja ja ja, ahí apareció la rivalidad rioplatense ja ja ja ( es broma aclaro ) . Muchísimas Gracias Gustavo por agregarme de nuevo a Relatos Privados , no voy a desperdiciar esta segunda oportunidad , eso es seguro . Saludos .

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Me hiciste reir, se agradecen los elogios, en cuando a las bandidas mmm ¿Nuestra adorada Mony Farro en donde nació? jajajajajajajajjaja. No hay nada mas lindo que las bandidas, como decía Gardel el dinero se me fue en mujeres rápidas y caballos lentos, el resto lo derroché.
      Te mando un fuerte abrazo.

      Borrar
  30. Yo aun no lo leo, (por cuestiones de salud) pero seguro será muy bueno como todo lo que haces, saludos y animo.

    ResponderBorrar
  31. Que gran relato gus, muy caliente, y cuando vas a subir un relato privado ??? Ya lo dejaste al olvido

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. El 13/8 se publicó un relato, a todos los que no lo han comentado el blog los ha eliminado y este fin de semana iniciará la segunda.
      Hay que estar atentos.

      Borrar
  32. Buenisimo, super excitante, para mi gusto de los mejores ultimamente

    ResponderBorrar
  33. Buen trabajo Gus!!!!!!!

    ResponderBorrar
  34. Excelente, me encanto, quiero ver los relatos privados!!

    ResponderBorrar
  35. Muy bueno el relato!! Como siempre.

    ResponderBorrar
  36. 19/8 El blog ha eliminado a todos aquellos lectores que no han comentado HISTORIA DE UN CORNUDO 2, ni UNA MADRE DE ALTO VUELO, o sea ninguno de los dos.

    A todos los que han comentado UNA MADRE DE ALTO VUELO pero todavía no HISTORIA DE UN CORNUDO 2, tienen unos días más.

    ResponderBorrar
  37. La verdad no lo había acabado de leer completamente por lo que los relatos tipo orgia no suelen ser mis favoritos pero ya lo terminé y si estuvo interesante.

    ResponderBorrar
  38. Ver a Laura Lion en el inicio ya me calienta.... jaja.... gracias por todo!

    ResponderBorrar
  39. Gracias a todos por todos los comentarios brindados, esto ayuda a mejorar y estimula a seguir escribiendo.
    Me gusta notar que de a poco algunos lectores que antes no participaban se van soltando y participan de esta gran familia.
    Gracias Totales!!!

    ResponderBorrar
  40. es como siempre un placer leer sus relatos, se nota el trabajo y la mano con talento para plasmar este tipo de relatos

    ResponderBorrar
  41. Cuanto morbo. Sin duda alguna sus relatos saben muy bien cómo explotar la imaginación y el morbo en sus lectores.
    Saludos y muchos éxitos otro gran relato.

    ResponderBorrar
  42. Gus te digo de detodorelatos te sigo Tumblr sos genio te pido que nunca dejes de escribir

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Gracias Juan!!! Pero ni Marcel ni yo nunca tuvimos una cuenta en Tumblr

      Borrar
  43. Era Marcel o uno que de hizo pasar por el pero tenía de foto de perfil la antigua foto de esta página

    ResponderBorrar
    Respuestas
    1. Facebook solamente tuvimos y en cuanto a Marcel es un tipo que la tecnología lo supera, nunca tuvo Tumblr, alguno se habrá hecho pasar por él, seguramente.

      Borrar
  44. Hola gus no es uno de mis relatos favoritos pero esta bueno

    ResponderBorrar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

La Fiesta De Mi Tío

Desde que mis padres se divorciaron papá desapareció y nunca más lo vimos, solo sabemos que se fue con una vecina a otra provincia y perdimos todo contacto, él se olvidó de nosotros y especialmente de mí, su hijo. Mi nombre es Gastón, tengo 13 años y soy hijo único, mamá se llama Sandra, tiene 38 años, mide 1,53 mts de altura, es bajita pero con buenas formas, no lo digo porque es mi madre y la quiero, sino porque es cierto, es delgada con unas medidas 95-64-105, al tener una espalda chica se destacan mucho sus redondos senos y su prominente cola, no es una modelo, pero si un linda mujer de tez blanca, cabellera morocha que le llega hasta un poco más abajo de sus hombros, lacia, nariz natural tipo griega, boca de labios gruesos, ojos oscuros y grandes. Los hechos que voy a narrar sucedieron hace solo un par de semanas nada más, en el cumpleaños de mi tío, su hermano mayor que cumplía 44 años y lo festejaba en su casa invitando a toda la familia y amigos, como era su cost

Campamento Con Mamá

Hola a todos, mi nombre es Alejandro, tengo 17 años, recientemente terminé el secundario y estoy por entrar a estudiar el profesorado de educación física, vivo en Buenos Aires junto a mis padres, por cierto, soy hijo único, mi papá se llama Marcelo, pero como tiene los ojos algo rasgados y la cara redonda lo apodan “El Chino”, tiene 44 años y es gerente de créditos en una sucursal bancaria, mi amor por los deportes lo tengo gracias a él, ya que de chico solía llevarme a un sinfín de eventos deportivos, sobre todo a la cancha para alentar a Independiente, equipo de fútbol del cual somos fanáticos y todos los sábados salíamos a correr juntos 10 kilómetros, pero lamentablemente desde hace varios años no tiene tiempo para nada de eso y ahora él se dedica a cultivar su panza, pues del cuerpo atlético que tenía ya no queda nada. El nombre de mi mamá es Mónica, es ama de casa, tiene 39 años, es castaña de pelo largo hasta casi la cintura, es muy linda de cara, tiene unos ojazos que

El Cambio De Mi Madre

Hola a todos, mi nombre es Sergio, tengo 19 años, y estoy cursando el segundo año de la carrera de medicina en la Universidad de Buenos Aires, estaba alquilando junto con un compañero un departamento cerca de la facultad, pero por razones económicas tuve que irme de ahí y volver a la casa de mis padres. Como soy hijo único siempre fui mimado por ellos, crecí siendo el típico chico sobreprotegido. Mi mamá se llama Sonia, tiene 42 años y sumamente atractiva, un cuerpo escultural, delgado, linda cara, alta, ojos verdes, cabellera larga castaña, nariz recta, cola exuberante y un busto deslumbrante que se lleva todos los aplausos, en su juventud trabajo como promotora de L'oreal. Papá tiene 49 años, su nombre es Patricio, es un tipo normal, de buen porte y con una calvicie incipiente. Hace algunos años mis padres estuvieron separados por más de un año, pero no llegaron a divorciarse, apenas meses antes de que yo volviera y se reconciliaron, y a pesar de esa tormenta en su

Papá, Mamá y el Mecánico 3

Previa lectura al siguiente relato, recomiendo leer “Papá, Mamá y el Mecánico” 1 y 2. Después de los hechos que les narré en mi anterior entrega, la relación de mi madre con Sandro pasó a ser como de una parejita de novios, pero con el regreso de papá, Sandro se volvió muy celoso, acosaba a mamá constantemente y ella por miedo a que las constantes imprudencias de él pudieran hacerle ver a mi padre que es un cornudo, decidió enfriar su relación extra-matrimonial, si bien se seguían viendo, los encuentros no eran con tanta asiduidad. Para los desmemoriados, les hago acordar que mi papá, se llama Raúl pero lo apodan Lito, tenía 43 años, era Capitán de barcos pesqueros de ultramar, lo cual lo lleva a estar embarcado entre 7 u 8 meses, para luego tener entre 4 y 6 meses de vacaciones. El nombre de mi mamá es Alicia, tenía 32 años en ese tiempo y portaba un cuerpo voluptuoso en su 1,66 mts de altura, delgada, de espalda pequeña, con lolas grandes y bien paradas y una cola

Las aventuras de mi madre “Morena” 1

Es mi primer relato por lo que comenzaré contándoles sobre mi familia, esta compuesta por mi padre de 50 años de edad un gerente y hombre de negocios, mi madre es odontóloga pero dado que el sueldazo que ganaba papá nos alcanzaba para vivir más bien, se dedicó a la casa y al cuidado de sus retoños, mi hermanito pequeño de 1 año y yo 10 años, vivíamos en una comuna de clase media-alta en Santiago de Chile. Los que le vengo a contar es como mi mamá le fue infiel a mi padre, mi madre es muy guapa conocida como “Morena” por su piel, ella siembre está de muy buen humor y sonriente, lo que produce que muchos la piropeen y le digan cosas, algunas bastantes verdes, lo que provocaba el enojo de mami, sobre todo si andaba conmigo de la mano, aunque para ser precisos los comentarios que le hacen no es solamente por el color de su piel y su sonrisa Kolynos, sino más bien que su metro setenta de altura está lleno de curvas y voluptuosidades, se mire por donde se mire, cintura fina, vientre plano,